Tontxu Rodríguez, un alcalde muy “caro” para los barakaldeses

Tontxu Rodríguez junto a la ex-alcaldesa de Lasarte

El alcalde socialista de Barakaldo se ha convertido en los últimos tiempos en un controvertido personaje. En torno a él pesan graves acusaciones sobre una supuesta falta de transparencia en la gestión municipal. Lo cierto es que es la popularidad del primer edil de la localidad fabril se ha visto resentida hasta el punto de que el PSE se ha lanzado a una dislocada campaña de promoción de su figura, que está resultando muy cara para los barakaldeses.

La reelección de Tontxu Rodríguez como alcalde vino precedida de la polémica. En vísperas de los comicios de mayo de 2007 el periódico Deia publicó un reportaje en el que se denunció que entre los meses de enero a abril de ese año, el alcalde socialista había gastado la desorbitada cantidad de 1,49 millones de euros (es decir 248 milones de las antiguas pesetas), de los que en gran parte se benefició la empresa de Isabel Muelas, actual Directora de Turismo del Gobierno Vasco y que por aquel entonces estaba al frente de una empresa dedicada, entre otros asuntos, a la organización de atenciones protocolarias.

En aquel momento tanto EAJ-PNV como EB acusaron a los socialistas de, que a través de esos gastos, estaban financiando la campaña electoral de las municipales. El PP prefirió hacer oídos sordos y mirar a otro lado, ya que en aquella época compartía el gobierno de Barakaldo con los socialistas y aspiraba a revalidar esa entente. Lo cierto es que por aquel entonces la noticia pasó casi desapercibida, los índices de popularidad y notoriedad de Rodríguez estaban en sus niveles más altos, y  además los excelentes resultados cosechados por el PSE, hicieron que aquella noticia quedara en una anécdota propia de la disputa electoral.

Los años de la actual legislatura han ido pasando, y lejos de corregir su actuación, los socialistas barakaldeses han convertido en habitual el dispendio del dinero de todos los barakaldeses. Si anteriormente el PSE de Barakaldo dilapidaba el dinero de Alcaldía, el desbarajuste económico al que están llegando con tal de promocionar la dañada figura de Tontxu es tal que hasta su antiguo socio de gobierno denunció recientemente que el equipo de Gobierno socialista despilfarraba 3.000 € al día en gastos superficiales (acciones de comunicación y marketing, catering, merchandising, campañas publicitarias…).

Esa campaña de promoción de Tontxu nos habría costado a los barakaldeses la friolera cantidad de 502.032,33 €, gastados por Alcaldía entre el 1 de junio y el 31 de diciembre. Alcaldía ha intentado justificar estos gastos diciendo que entre los mismos hay que contabilizar el papel, mesas o sillas de los más de 600 funcionarios del Ayuntamiento, así como las aportaciones económicas de la oposición. El argumento, además de irreal, es simplemente pobre ya que los decretos firmados por Alcaldía dejan bien a las claras que esos casi 84 millones de las antiguas pesetas gastados en medio año han sido abonados a empresas como El Correo, Radio Popular, Cambio 16, Avance Comunicación y Publicidad, Iniciativas de Comunicación Social, Brema Producciones Radiofónicas, S.L…).

El único objetivo perseguido con esas insistentes apariciones mediáticas del Alcalde Rodríguez, que en el mes de febrero sumaron 36.448,06 €, es el de intentar mejorar esa imagen dañada por las noticias que en los últimos meses corren por Barakaldo, y que han sido portada de los medios de comunicación, y que ponen en entredicho la supuesta transparencia en la gestión municipal llevada a cabo por el equipo de Tontxu.

En el presupuesto de 2010 el PSE asigno 1.900.000 € al Área de Alcaldía, Relaciones ciudadanas y Comunicación. De esa cantidad, más de la mitad, en concreto 980.000 €, están destinados a atenciones protocolarias y representativas; promoción y difusión de programas; publicidad y propaganda…, el resto se destina al argumento recurrente de Alcaldía: las mesas y las sillas de los funcionarios así como las aportaciones a la oposición…

Mientras, desde el PSE se recuerda constantemente a los ciudadanos las dificultades económicas que atraviesa el Ayuntamiento como consecuencia de la crisis. Esa crisis se ha convertido en el comodín perfecto para justificar recortes en servicios fundamentales: 700.000 € para programas de inserción de parados; 400.000 € para ayudas a la educación; o 70.000 € para atención a las mujeres maltratadas; además, los vecinos están sufriendo la reducción de horas de apertura de equipamientos deportivos así como de la oferta de cursos para los usuarios de estos servicios…

Lo que no se reducen ni eliminan son las apariciones estelares de un alcalde que está resultando muy caro para los barakaldeses. Sus apariciones dominicales en una popularmente conocida emisora de radio, a la que supuestamente pueden llamar los ciudadanos para realizar sus consultas (convenientemente filtradas para que nadie se salga del guión previamente pagado con el dinero de todos los barakaldeses), o su aparición mensual en la televisión local de Barakaldo tratan de limpiar una imagen deteriorada.

¡Por sus hechos les conoceréis!