Tontxu Rodríguez no sabe cómo recuperar el favor de los barakaldeses

A esta legislatura le queda menos de un año para concluir. Por estas fechas, en junio del año que viene se debería haber constituido una nueva Corporación con su Alcalde al frente. A estas alturas tan sólo es seguro que repite como candidata la actual portavoz del PNV, Amaia del Campo. De los candidatos del resto de fuerzas poco o nada se sabe, ya que sus nombres no han sido desvelados.

La principal incógnita se centra en la figura del actual alcalde, Tontxu Rodríguez. Por los buenos resultados electorales obtenidos en los últimos comicios municipales por parte del PSE, todo hubiera hecho pensar que ésta hubiera sido una cómoda legislatura para el primer edil barakaldes, pero lo cierto es que la estrategia seguida por los socialistas barakaldeses se ha demostrado funesta y torpe. A falta de 2 concejales para asegurarse la mayoría absoluta, los socialistas han decidido gobernar en solitario, intentando aplicar los cálculos de la “geometría variable” que tanto le gustan a Zapatero y que tan pésimos resultados le han proporcionado, ya que a la postre se ha comprobado su soledad y debilidad en el Congreso.

En Barakaldo ha ocurrido algo similar, y con tal de dar cartera y sueldo a todos y cada uno de los 11 concejales socialistas, Tontxu y los suyos han decidido gobernar solos. Primer error, ya que la estrategia política establece que hay que tener aseguradas las mayorías. En Barakaldo se ha hecho caso omiso a esta máxima  prueba de ello es, por ejemplo, que ningún grupo avalara el chapucero Plan Económico y Financiero para el Ayuntamiento, lo que le obligó al PSE a retirarlo.

Pero el segundo error, y más importante, es que el PSE, con Tontxu a la cabeza, ha gobernado desde la prepotencia y la lejanía, y han convertido el insulto al contrincante político en arma habitual. La imagen de este alcalde está tocada y prueba de ello son las reiteradas encuestas telefónicas que se vienen realizando en Barakaldo, en las que una y otra vez, preguntan sobre Tontxu y piden una valoración sobre su figura y su gestión.

Son muchas las noticias que en los últimos años han puesto en entredicho la gestión del Sr. Rodríguez, muchas las publicaciones de todo tipo que las vienen denunciando, y los socialistas y los barakaldeses no son ajenos a esta circunstancia. De ahí que busquen en las encuestas el refrendo necesario para saber si Tontxu debe ser de nuevo el candidato a la Alcaldía o no.

Como boxeador noqueado, el equipo de Gobierno da bandazos y se lanza a anunciar medidas populistas como que Tontxu se va a bajar el sueldo un 10%, lo que implica que se apretará el cinturón más que el Lehendakari. ¿Es consciente Tontxu del papel en el que deja a su secretario general, Patxi López, que ha decidido no seguir a Zapatero y no bajarse un 15% su sueldo? ¿Se da cuenta Tontxu de que deja en evidencia que el Lehendakari López se ha reducido su sueldo menos que lo que lo ha hecho el Alcalde de Barakaldo? ¿Fallo de estrategia, daños colaterales por la desesperación o improvisación?

“Si yo tuviera una escoba…”

Reza así el estribillo de una popular canción del pop español. Y sigue “…cuantas cosas barrería”. La simpleza de la frase da píe a la profundidad que uno le quiera conceder. ¿Quién no se ha parado a pensar alguna vez qué problema le gustaría barrer?

El alcalde Tontxu Rodríguez se ausentaba desde el jueves de Barakaldo. El motivo era que tuvo que acudir hasta Getafe a recoger la Escoba de Platino, galardón concedido a la localidad fabril por la calidad de su limpieza viaria.

Hasta aquí todo normal, pero como viene siendo habitual, el Sr. Rodríguez se hizo acompañar de un séquito de personas, entre los que se encontraban asesores ejecutivos y concejales, como la Delegada de Acción Social. En épocas de crisis es incomprensible que los políticos sigan apuntándose a viajes y estancias que tienen que ser abonadas por todos los barakaldeses. ¿Quién se puede imaginar para qué fue la concejala de Acción Social a una entrega de premios sobre la limpieza viaria? Estaría bien que si a este equipo de Gobierno le queda algo de decencia explicara el motivo de tan interesante viaje así como los gastos que a las dañadas arcas barakaldesas les va a suponer este fin de semana de asueto para los cargos socialistas.

Pero mientras esto ocurría, parece que la portavoz del PNV en Barakaldo, Amaia del Campo, sí tenía claro para que querría la escoba de la canción. El pasado viernes la portavoz nacionalista se hizo eco de una serie de quejas de los vecinos de La Inmaculada, en el barrio de Gurutzeta. Estas personas venían quejándose de la suciedad que acumulaban las escaleras mecánicas del barrio, que por cierto encima no funcionaban desde hacía algunos días, así como de la presencia de unos contenedores de basuras que dificultan la visión de los peatones que tienen que atravesar una paso de cebra provisional.

La Sra. Del Campo tan sólo trasladó a los responsables socialistas las quejas vecinales. Eso es lo que tendrían que haber entendido los mandatarios del PSE, que lejos de asumir que existía un problema en esa zona de Barakaldo, se dedicaron a lo largo de toda la tarde del viernes a emitir notas de prensa, a cada cual más dura, insultando y vejando a la concejala del PNV.

¿Tontxu, si tú tuvieras una escoba, cuántas cosas barrerías? Seguramente a todos aquellos que critican como estás gestionando Barakaldo. Tendrías una ardua tarea porque cada día son más, pero estoy seguro de que tendrías mucha ayuda, seguramente la de todos esos que en tu nombre y en el de tu partido se dedican a insultar a los políticos de la oposición o a los medios de comunicación que dejan en evidencia vuestras carencias, falta de educación y simplicidad, o la de los que te han acompañado en el viaje a Getafe, porque claro en los tiempos que corren viajar por la cara está guay, ¿verdad?