Tontxu se burla del juego democrático

El alcalde de Barakaldo, el socialista Rodríguez, ha institucionalizado a lo largo de esta legislatura que está a punto de finalizar una peligrosa costumbre: la de convertir las mociones presentadas por los partidos de la oposición en ruegos. El alcance de esa estrategia no es casual si tenemos en cuenta que los resultados electorales no le garantizaron a Tontxu la mayoría necesaria para sacar adelante las propuestas que son llevadas al Pleno municipal.

Con esa imposición del regidor barakaldes, el equipo de gobierno se garantiza que las iniciativas y las propuestas del resto de partidos con representación municipal no puedan ser votadas, ya que el ruego no lo permite. EAJ-PNV y el PP son los principales perjudicados de ese proceder poco democrático de Tontxu. Pleno tras pleno, Rodríguez convierte esas sesiones en una caricatura de lo que tendrían que ser y no son, ya que está imposibilitando el debate y que las propuestas en beneficio de los barakaldeses puedan ser aprobadas.

La especial interpretación de las reglas del juego democrático llevada a cabo por el mandatario barakaldes viene a demostrar que precisamente lo que temen los socialistas es que el debate se pueda dar en el Ayuntamiento de Barakaldo. Además en caso de que esas mociones fueran tratadas, dejarían bien a las claras que muchas de las iniciativas de la oposición son muchos más progresistas que las políticas estancadas y repetitivas llevadas a cabo por el PSE en Barakaldo.

En definitiva, la forma de actuar de Tontxu se puede denominar de muchas formas, menos democrática. Y prueba de ello es que incluso cuando una moción es sacada adelante, el Sr. Rodríguez se permite el lujo de incumplir el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento. Ejemplo de ello, fue la moción presentada en julio de 2008 por el PNV para que el Ayuntamiento asumiera la colocación de detectores de humo en los hogares de los usuarios del Servicio de Atención Domiciliaria de nuestra ciudad. El costo de esa iniciativa rondaba los 50.000 €, según el propio equipo de Gobierno. Aunque esa propuesta fue aprobada en el pleno, Tontxu se ha negado a instalarlos asegurando que existen otras necesidades en que gastar el dinero de los barakaldeses. ¿Se referirá, por ejemplo, a los 46.052,05 € que el alcalde socialista se gastó en publicidad y propaganda el pasado mes de julio?

Los barakaldeses merecemos otros mandatarios que, además de demócratas, se preocupen del bienestar de sus vecinos más que de recuperar su deteriorada imagen.

Anuncios

Tontxu Rodríguez, el bombero que apaga fuegos con gasolina

Érase un hombre a un conflicto pegado. Ya lo lleva tiempo advirtiendo Barakaldotarrok el estilo bronco y provocador que caracteriza al alcalde de Barakaldo. Allá por donde se deja sentir, el conflicto está asegurado: Ayuntamiento de Barakaldo, CEDEMI, Consorcio de Transportes, EUDEL… Tontxu Rodríguez se está convirtiendo en el látigo de los socialistas contra todo aquello que huele a diferente, y sobre todo a PNV.

En el Ayuntamiento de Barakaldo su estilo “de hacer política” le ha granjeado la enemistad no ya del resto de los representantes políticos sino también de muchos vecinos y representantes de asociaciones que han tenido que vérselas en las distancias cortas con Tontxu, y que con desilusión han constatado que no se encontraban ante el personaje fresco y bonachón que se pasea de fiesta en fiesta o de televisión en televisión. En las distancias cortas Tontxu pierde.

En CEDEMI protagonizó otra serie de enfrentamientos para desgastar la imagen de la portavoz de EAJ-PNV en Barakaldo, Amaia del Campo. Los hechos y los datos demostraron que todo había sido una polémica artificial y que detrás del mucho humo que había levantado no había ningún fuego. Hoy por hoy los compañeros de Tontxu se están encargando de alimentar con gasolina al fuego que han encendido en el CEDEMI al boquear el nombramiento del cargo de director gerente, aunque con ello estén incumpliendo un pacto con Diputación.

Su nombramiento como presidente del Consorcio de Transportes de Bizkaia también vino acompañado de la polémica. En este caso, la vendetta de los socialistas tuvo como víctima al entonces director gerente del Consorcio de Transportes de Bizkaia.

La última prueba de que la presencia de Tontxu se ha convertido en sinónimo de enfrentamiento y confrontación la tenemos en EUDEL, donde el Alcalde de Barakaldo ejerce de vicepresidente. La última envestida de los socialistas ha sido la amenaza de abandonar esta institución en la que son minoría. Desde EAJ-PNV consideran que los socialistas han buscado una nueva víctima, el presidente de EUDEL, que utilizan como cabeza de turco para desviar el problema real al que se enfrenta el Gobierno socialista que “es su propia incapacidad. Fue el Lehendakari quien señaló la Ley Municipal como su prioridad legislativa en su discurso de investidura en mayo de 2009. El día 17 de noviembre del pasado año el Gobierno comprometió la presentación del proyecto de Ley en el primer semestre de este año 2010. El Gobierno no ha cumplido, ha sido incapaz de presentar este proyecto de Ley Municipal y además ha adoptado decisiones contrarias a su espíritu y lesivas con los presupuestos de los Ayuntamientos vascos”.

La pasada semana los socialistas anunciaban que Tontxu repetiría como candidato a la Alcaldía de Barakaldo. Fuentes cercanas al PSE advierten que el futuro de Tontxu en la política se circunscribe a poco más de un año en caso de que repita como Alcalde de la localidad fabril, ya que de repetirse su triunfo abandonaría el puesto tras ese tiempo para ser sustituido por algún “compañero/a” que le acompañe en la candidatura de mayo.¿Se merecen los barakaldeses ser representados por alguien y por un partido que entienden la política como “casus beli” o de venganza?

Los socialistas apuestan por Tontxu y la oposición se alegra

Ya es un hecho. Tontxu será de nuevo el candidato del PSE a la Alcaldía de Barakaldo. El anuncio se ha hecho esperar, pero ya está confirmado. Los socialistas vascos han debido pensar que Rodríguez es un candidato de peso para asegurar la plaza de Barakaldo.

Con la nominación de Tontxu parece despejarse el plantel de candidatos a la Alcaldía del segundo municipio de Bizkaia. Los primeros en elegir a su candidata fueron los de EAJ-PNV, quienes han puesto de nuevo su confianza y esperanza en Amaia del Campo. En segundo lugar se oficializó la candidatura de la candidata del PP, Amaya Fernández. Y por último han sido los socialistas los que han anunciado a su candidato a través de su medio amigo: El Correo.

Falta saber quienes serán los primeros espadas del resto de formaciones. Si Amaia Martínez representará a IU o no es toda una duda, ya que lleva toda la legislatura desaparecida desde que priorizó su carrera profesional con tareas de responsabilidad al frente de un sindicato de transportes de Bizkaia. Lo mismo ocurre con la Izquierda Abertzale, que esta legislatura está representada por 3 concejales de ANV, que en la actualidad continúan en el Ayuntamiento aunque como no adscritos. Se desconoce también el nombre de los candidatos de UPyD y de PSV (excisión de los socialistas de Sestao, que han anunciado que optarían a las alcaldías de la mayoría de los municipios de Ezkerraldea, entre ellos Barakaldo).

Entre la oposición se escuchan comentarios de satisfacción. La presencia de Tontxu como candidato es visto como una oportunidad en lugar de una amenaza, ya que la imagen del actual alcalde barakaldes está muy tocada tras las numerosas noticias que a lo largo de esta legislatura han puesto en entredicho la gestión del primer edil socialista. Si hay algo que está caracterizando esta segunda legislatura de Tontxu es la falta de transparencia, las noticias relacionadas con la publicación de sentencias judiciales contrarias a su gestión y la inacción, ya que tan sólo ha buscado rentabilizar su imagen con las obras de los Planes E financiados por el Gobierno español. En definitiva, cuatro años desaprovechados para Barakaldo, en los que no se han puesto en marcha ningún gran proyecto. ¿O estarán esperando al inicio de la campaña para las inauguraciones y nuevas promesas electorales?