Tontxu espera al primo de Zumosol

Mientras en municipios como Sestao o Basauri los socialistas ya han proclamado sus candidaturas, la opinión pública sigue pendiente del resultado del enfrentamiento de Tontxu Rodríguez y sus leales contra la asamblea barakaldesa.

Podría parecer que con el paso de los días los ánimos se habrían enfriado, pero lejos de ello la agrupación socialista barakaldesa asiste con tensa calma al desenlace del órdago lanzado por Tontxu contra la base social del partido.

Hasta ahora se había creído que la lista presentada por Tontxu no se había llegado a votar e incluso se llegó a creer que se había retirado en espera de la decisión de la ejecutiva de Bizkaia. Pero Barakaldotarrok ha podido saber por algunos afiliados socialistas molestos con la forma de actuar del alcalde, que la lista de Tontxu se votó hasta en dos ocasiones y que ambas ocasiones fue rechazada por la mayoría de la asamblea.

El enfrentamiento se produjo entre el ex alcalde Rodríguez Orrantia y Tontxu, cuando el primero protesto porque su sobrina había pasado del puesto 6 al 10, siendo su puesto ocupado por una de las personas inseparables de Tontxu, la concejala de Acción Social, Amaya Rojas.

Lejos de acatar la decisión de la mayoría, Tontxu hizo valer su poder para, cual niño enrabietado, pedir la ayuda del primo de Zumosol, es decir de Pastor y compañía.

La situación generada es muy peligrosa y los socialistas de Ezkerraldea conocen bien que este tipo de ultimátum pueden no acabar bien. Así ocurrió en su día en el vecino municipio de Sestao con Marcos Merino. Y por aquello de que la “Historia se repite” los sestaoarras han vuelto a incurrir en el mismo error que se ha saldado con la aparición del Partido Social y Vasco (PSyV).

Dentro del seno del socialismo las aguas bajan revueltas debido a la crisis económica y a las medidas antisociales que Zapatero ha tenido que poner en marcha a golpe de decreto. Tontxu y los suyos saben que no atraviesan sus mejores momentos de popularidad, tanto dentro como fuera del partido. Más de 500 personas mayores coreando la pasada semana frente al Ayuntamiento que no le van a votar es una prueba de ello. Por eso, muchos ojos están atentos para ver qué ocurre en el seno del PSE barakaldes, en donde una decisión impuesta por la ejecutiva territorial en contra de la voluntad de la asamblea local podría traducirse en posibles deserciones.

Anuncios

¿Después de la tempestad siempre llega la calma?

Tontxu Rodríguez e Izaskun León

Foto DEIA

Calma chicha. Eso es lo que parece desprenderse en el entorno socialista de Barakaldo después de la amenaza de Tontxu Rodríguez de no presentarse como candidato a la Alcaldía, tras el enfrentamiento que mantuvo con parte de la militancia en la asamblea del pasado miércoles.

Como recordarán, todo se produjo cuando el ex alcalde Rodríguez Orrantia cuestionó la lista presentada por Tontxu. En la plancha el ex alcalde se encontró con que su sobrina y protegida, la concejala Izaskun León, pasaba del puesto 6 al 10. La disculpa: las formas en las que se había confeccionado. Algo que Tontxu parece no se creyó ya que, lejos de buscar el entendimiento y el sosiego, increpó a Orrantia que lo que realmente le molestaba era que su sobrina ocupara el décimo puesto de la lista.

A partir de ahí, bronca y más bronca interna, que ha intentado ser aplacada desde la ejecutiva socialista de Bizkaia no sólo a través de los medios de comunicación sino a través de claros mensajes dirigidos a los afiliados de la rosa.

Lo cierto es que, si ayer muchos de esos militantes criticaban no sólo las formas empleadas por Tontxu sino también la lista continuista presentada, hoy parece que el mensaje de normalidad de la ejecutiva territorial ha calado ya que nadie está dispuesto a hablar y hasta los que ayer lo hicieron tranquilamente sin tapujos hoy se desdicen y dicen que todo está tranquilo y que no ha ocurrido nada.

¿Pero cuál es el panorama actual dentro de la familia socialista? Hasta el momento de su reaparición Tontxu había pasado unos años en el ostracismo. Después de haber pasado de ser persona de confianza de Carlos Pera pasó a estar ninguneado y desparecido de la primera línea política. Hasta que de nuevo surgió, cual Ave Fénix, con el encargo de poner orden como elemento cohesionador de las diferentes familias que convivían en el seno de la agrupación socialista barakaldesa.

A tenor de lo ocurrido en los últimos años podemos decir que Tontxu es de ese tipo de bomberos que apagan los fuegos con gasolina. Y para muestra tan sólo hay que ver lo ocurrido en la asamblea del miércoles en la que se enfrentó con uno de los pocos apoyos que le quedaba, con Rodríguez Orrantia. En el camino de Tontxu han quedado personajes de peso como Carlos Pera, Diego Moyano o Gonzalo Centeno. Sin olvidar a los concejales a los que ha dejado en la cuneta: Cándido Rodríguez, Dulcina Pereiro, Manolo Asensio, Juan José López Colás, Marisol Martínez, y Marieli, entre otros. ¿Quién te queda Tontxu? ¡Curioso concepto de la cohesión!

Ultimátum de Tontxu a la familia socialista barakaldesa

Ayer se celebró la asamblea de los socialistas barakaldeses para elegir la lista electoral que confluirá a los comicios del próximo 22 de mayo.

Tal y como se preveía, pues afiliados socialistas así lo habían expresado en diferentes cíírculos, la misma discurrió con tensión. Hasta el punto que Tontxu Rodríguez, que además de alcalde es el máximo responsable de la agrupación socialista baracaldesa, la dio por terminada sin que se llegara a determinar la lista definitiva de personas que le acompañarán en la siguiente lista.

De la plancha cocinada por Tontxu se sabe que no continúan, puesto que han prescindido de sus “servicios”, los actuales Concejales de Igualdad, Dulcina Pereiro, así como el de Economía y Hacienda, Cándido Rodríguez.

Pero el problema se desencadenó cuando el ex alcalde socialista Rodríguez Orrantia comprobó que su sobrina y protegida, Izaskun León, actual concejala de Juventud y Calidad, había quedado relegada al puesto 10. El veterano socialista es consciente de que es más que probable que no se repitan los resultados electorales de las últimas elecciones municipales de 2007 en las que el PSE logró 11 concejales, por eso adujo que  no estaba de acuerdo con el proceso seguido para la elaboración de la lista.

A partir de ese momento, se produjo un tenso cruce de declaraciones a micrófono abierto entre Tontxu y Orrantia, que finalizó con la amenaza del actual alcalde de dimitir si se veía obligado a realizar una segunda vuelta y no se aprobaba la lista por él planteada.

Finalmente la elección se suspendió a la espera de que decida el órgano superior territorial de la ejecutiva socialista.

Entre los afiliados socialistas barakaldeses han surgido las dudas sobre las formas empleadas por Tontxu que, por su forma de actuar, día a día está demostrando estar cada vez más alejado no sólo de los vecinos de su pueblo sino también de sus compañeros de base de partido. Dentro de la casa socialista muy pocos entienden que Tontxu se enfrente a Orrantia, uno de sus principales valedores.

¡La prepotencia es mala compañera de viaje!