Tontxu espera al primo de Zumosol

Mientras en municipios como Sestao o Basauri los socialistas ya han proclamado sus candidaturas, la opinión pública sigue pendiente del resultado del enfrentamiento de Tontxu Rodríguez y sus leales contra la asamblea barakaldesa.

Podría parecer que con el paso de los días los ánimos se habrían enfriado, pero lejos de ello la agrupación socialista barakaldesa asiste con tensa calma al desenlace del órdago lanzado por Tontxu contra la base social del partido.

Hasta ahora se había creído que la lista presentada por Tontxu no se había llegado a votar e incluso se llegó a creer que se había retirado en espera de la decisión de la ejecutiva de Bizkaia. Pero Barakaldotarrok ha podido saber por algunos afiliados socialistas molestos con la forma de actuar del alcalde, que la lista de Tontxu se votó hasta en dos ocasiones y que ambas ocasiones fue rechazada por la mayoría de la asamblea.

El enfrentamiento se produjo entre el ex alcalde Rodríguez Orrantia y Tontxu, cuando el primero protesto porque su sobrina había pasado del puesto 6 al 10, siendo su puesto ocupado por una de las personas inseparables de Tontxu, la concejala de Acción Social, Amaya Rojas.

Lejos de acatar la decisión de la mayoría, Tontxu hizo valer su poder para, cual niño enrabietado, pedir la ayuda del primo de Zumosol, es decir de Pastor y compañía.

La situación generada es muy peligrosa y los socialistas de Ezkerraldea conocen bien que este tipo de ultimátum pueden no acabar bien. Así ocurrió en su día en el vecino municipio de Sestao con Marcos Merino. Y por aquello de que la “Historia se repite” los sestaoarras han vuelto a incurrir en el mismo error que se ha saldado con la aparición del Partido Social y Vasco (PSyV).

Dentro del seno del socialismo las aguas bajan revueltas debido a la crisis económica y a las medidas antisociales que Zapatero ha tenido que poner en marcha a golpe de decreto. Tontxu y los suyos saben que no atraviesan sus mejores momentos de popularidad, tanto dentro como fuera del partido. Más de 500 personas mayores coreando la pasada semana frente al Ayuntamiento que no le van a votar es una prueba de ello. Por eso, muchos ojos están atentos para ver qué ocurre en el seno del PSE barakaldes, en donde una decisión impuesta por la ejecutiva territorial en contra de la voluntad de la asamblea local podría traducirse en posibles deserciones.

Anuncios