El PSE ayuda a Tontxu a hacer las maletas

Torres y Tontxu (Foto DEIA)

El PSE ha sustituido a Tontxu Rodríguez al frente de la presidencia del Consorcio de Transportes de Bizkaia (CTB). La sustitución del Alcalde de Barakaldo por el de Portugalete tiene otro alcance, y es que el PSE está preparando la salida de Rodríguez de la Alcaldíade Barakaldo prevista tras el verano, tal y como lleva anunciando Barakaldotarrok.

El análisis de la noticia hoy publicada en los medios de comunicación tiene otra lectura, y es que los socialistas no quieren perder cuota de poder en el CTB, puesto que la representatividad del Ayuntamiento de Barakaldo en estos momentos es ocupada por la portavoz del PP en el consistorio barakaldes, Amaya Fernández, como consecuencia del reparto de poder acordada entre el PSE y el PP de Barakaldo.

El PSE quiere dejar blindada su presidencia del Consorcio por lo que han procedido a la sustitución del primer edil de Barakaldo por el de la villa jarrillera. Lo mismo ocurriría en el seno del Ayuntamiento fabril, en donde el Alcalde en la sombra, Suances, está guiando el proceso para evitar que la salida de Rodríguez sirva para provocar una guerra de poder que pueda calar entre la afiliación socialista que todavía no ha olvidado cómo la ejecutiva socialista les impuso la lista de candidatos a las elecciones municipales.

Anuncios

Frente PSE+PP = El que reparte se lleva la mejor parte

Aduciendo supuestas proporcionalidades obtenidas tras los resultos de los pasados comicios de mayo, socialistas y populares han acordado en Barakaldo el reparto de los órganos de poder municipales.

Los grandes perjudicados han sido PNV Barakaldo y Bildu a los que el pacto encubierto PPSOE les han ninguneado y restado representatividad tanto en las comisiones informativas como en los organismos autónomos locales o en los organismos colegiados de las entidades supra o extra municipales.

Algunos políticos deben creerse que los barakaldeses somos tontos, ya que mediante acuerdos, que en este caso ni siquiera se atreven a reconocer, de momento, se arrogan una representatividad que no han avalado nuestras vecinas y vecinos con sus votos en las urnas.

Es la segunda ocasión que el PP de Barakaldo salva la difícil situación en la que Tontxu Rodríguez y sus compañeros socialistas quedaron tras el batacazo electoral de mayo (pérdida de casi 6.000 votos y 3 concejales). La primera recordamos que fue cuando el PP no apostó por el cambio al frente de la Alcaldía.

Tanto entonces como ahora, el PP hizo lo contrario de lo que dijo que no iba a hacer. Ahora nos encontramos ante un pacto claramente encubierto por puros intereses electoralistas. Socialistas y populares han tomado nota de que los ciudadanos de este país siguen sin entender y respaldar ese acuerdo que mantiene a Patxi López en Ajuria Enea y por ello el pacto entre las dos formaciones se va a mantener, aunque sea en la sombra y guardando las formas. Además, no podemos olvidar que PP y PSOE se juegan las elecciones generales que les llevaran a gobernar en el Estado español, por lo que de momento hay que guardar las apariencias hasta que pasen los mencionados comicios.

Barakaldotarrok hasta ahora no se ha equivocado en sus vaticinios (dijimos que Tontxu seguiría siendo Alcalde gracias al PP y que ambas formaciones iban a pactar. En esta ocasión y viendo las comisiones que van a funcionar en el Ayuntamiento nos atravemos a augurar que el PP, cuando decida quitarse la careta, es decir cuando su acuerdo no suponga una amenaza para sus cálculos electorales, se hará cargo de las delegaciones de Tercera Edad, Seguridad ciudadana y propablemente Participación Ciudadana e Inguralde.

Algunos se están retratando tan descaradamente que sería mejor que se quitaran la careta tras la que tratan de ocultarse. Más que nada por dignidad y por respeto a los barakaldeses.

Socialistas a la caza del sillón

Tontxu franqueado por los supuestos candidatos a sustituirle

La noticia se producirá más pronto que tarde  y a nadie le pillará fuera de juego. Los círculos cercanos al PSE de Bizkaia lo confirman y nadie lo desdice. Todo lo contrario, es el propio Tontxu el que a bombo y platillo lanza el mensaje a discrección.

Barakaldotarrok ya lo lleva adviertiendo y otros medios de comunicación se han hecho eco de la información.

Todas las fuentes coinciden en lo mismo, Tontxu lleva tiempo rogando y llorando por las esquinas que lo saquen de Barakaldo, y parece que la insistencia ha dado su fruto.

¿Pero a qué esperan?: Guerra interna a la vista

Tontxu parece ser que aceptó ser de nuevo el candidato socialista a la Alcaldía de Barakaldo. Pero la condición era clara: mantenerse como candidato, y aprovechar su “tirón”, a cambio de salir de Barakaldo en cuanto pasaran las elecciones. La ejecutiva bizkaina aceptó el ordago sin prever el tortazo electoral del PSE de Barakaldo (la candidatura de Tontxu perdió más de 6.000 votos y, en consecuencia, 3 concejales).

Ahora ha llegado el momento de mover a Tontxu y de “recompensarle” por su “excelente trabajo”.

Las hipótesis sobre el momento de la salida de Tontxu son variadas. Las hay desde las que la fijan en la Navidad, y Barakaldotarrok es de esta opinión, y los hay que piensan que el ritmo para su salida lo marcará la negociación para la configuración de un gobierno estable en el Ayuntamiento de Barakaldo.

Las preferencias socialistas parecen claras a a la hora de elegir compañero de viaje: el PP (estratégicamente no les conviene pactar con PNV Barakaldo, ya que los resultados al alza del partido de Amaia del Campo les convierte en clara alternativa a gobernar). Los populares han consentido la permanencia del PSE y de Tontxu al frente de la Alcaldía y, dadas las malas relaciones entre socialistas y populares en Barakaldo, la salida de Rodríguez de Barakaldo podría ser interpretado como un gesto por el electorado del PP que siguen sin entender que los socialistas “gobiernen” el Ayuntamiento barakaldes. La salida de Tontxu allanaría el camino de los populares a admitir públicamente, y sin rubor, un pacto con el PSE, pero la duda está en quien será el sustituto político de Tontxu al frente del Consistorio barakaldes.

Dos son los nombres que suenan, y precisamente esta doble alternativa es la que está ralentizando el acuerdo. Por una parte, se oye el nombre del actual portavoz socialista, Alfonso García. Quienes le conocen dicen que lleva años peleando por el puesto de Tontxu y consideran que no admitirá que “después de todo lo que ha hecho por el partido”, éste le siga relegando al puesto de portavoz y mamporrero de la oposición.

El otro candidato que suena es Carlos Fernández, el actual concejal de Cultura. Este antiguo empleado de Ikea es considerado por las filas siocialistas como alguien “demasiado gris” como para sustituir a un “personaje de peso” como Tontxu.

Algunas voces definen la situación como “socialistas a la caza del sillón”. Pero lo que no cabe lugar a dudas es que las quienielas están abiertas, y según dicen las personas que conocen los entresijos de la familia socialista barakaldesa, no se resolverá hasta que lo decida el verdadero Alcalde de Barakaldo, el poder en la sombra, Jesús María González Suances.

Barakaldotarrok seguirà informando.