Salida inminente de Tontxu. ¿Volverá a repetirse la historia en el Ayuntamiento de Barakaldo?

Mucho se viene hablando de la salida de Tontxu Rodríguez de la Alcaldía de Barakaldo. Algunas hipótesis la fechaban a principios de otoño, aunque Barakaldotarrok siempre ha apuntado la idea de que el regidor barakaldes no iba a comer el turrón al frente del Ayuntamiento fabril.

El año se va agotando y si los rumores, que cada día son más fuertes, se cumplen, Tontxu estaría a punto de decir adiós a su singladura como alcalde del pueblo que le vio nacer. Pero parece que no son sólo rumores. Hay un dato que no pasa desapercibido entre el personal del Ayuntamiento de Barakaldo, y es que se han agotado los plazos legales para que el PSE presente el proyecto de presupuestos para el 2011.  A día de hoy es imposible que las cuentas salgan aprobadas antes de que finalice el presente año, por lo que a partir del 1 de enero de 2012 Barakaldo contará con un presupuesto prorrogado.

La cuestión en si misma es bastante significativa, ya que durante la pasada legislatura, el PSE siempre sacó adelante los presupuestos durante el mes de diciembre, pero este año es la excepción. Lo cierto es que la persona que sustituya a Rodríguez al frente dela Alcaldía podría encontrase encima de su mesa las cuentas que tendrán que ser negociadas con algún partido de la oposición, ya que los pírricos resultados cosechados por el PSE el pasado 22 de mayo (perdieron 3 concejales, pasando de 11 a 8), le imponen que el presupuesto deba ser negociado con el PP (8 + 5 = 13 de 25), con el PNV (8 + 7 = 15 de 25) o con BILDU y EB (8 + 4 + 1 = 13 de 25).

En cualquier caso, Barakaldotarrok quiere llamar la atención de los lectores ante una nueva posibilidad de cambio al frente del Ayuntamiento que se abre si se produjera definitivamente la salida de Tontxu. Tal y como ocurriera el pasado 13 de junio, la persona que sea propuesta por el PSE para sustituir a Rodríguez debería contar con 13 de los 25 votos del Pleno. De lo contrario, la ley dice que será Alcalde el candidato de la lista más votada en las elecciones, es decir lo que ocurrió con Tontxu el pasado mes de junio.

¿Pero y si los partidos de la oposición no presentaran a sus propios candidatos y apoyaran una candidatura alternativa, como la que en su día planteó Amaia del Campo, en nombre del PNV? Tras seis meses al frente del gobierno municipal, el PSE ha demostrado que no ha cambiado sus formas de gestionar y hacer política ¿Dejarán algunos partidos que la historia se repita y que los barakaldeses tengamos que sufrir hasta 2015 un gobierno “socialista”?

Anuncios