Tontxu espera al primo de Zumosol

Mientras en municipios como Sestao o Basauri los socialistas ya han proclamado sus candidaturas, la opinión pública sigue pendiente del resultado del enfrentamiento de Tontxu Rodríguez y sus leales contra la asamblea barakaldesa.

Podría parecer que con el paso de los días los ánimos se habrían enfriado, pero lejos de ello la agrupación socialista barakaldesa asiste con tensa calma al desenlace del órdago lanzado por Tontxu contra la base social del partido.

Hasta ahora se había creído que la lista presentada por Tontxu no se había llegado a votar e incluso se llegó a creer que se había retirado en espera de la decisión de la ejecutiva de Bizkaia. Pero Barakaldotarrok ha podido saber por algunos afiliados socialistas molestos con la forma de actuar del alcalde, que la lista de Tontxu se votó hasta en dos ocasiones y que ambas ocasiones fue rechazada por la mayoría de la asamblea.

El enfrentamiento se produjo entre el ex alcalde Rodríguez Orrantia y Tontxu, cuando el primero protesto porque su sobrina había pasado del puesto 6 al 10, siendo su puesto ocupado por una de las personas inseparables de Tontxu, la concejala de Acción Social, Amaya Rojas.

Lejos de acatar la decisión de la mayoría, Tontxu hizo valer su poder para, cual niño enrabietado, pedir la ayuda del primo de Zumosol, es decir de Pastor y compañía.

La situación generada es muy peligrosa y los socialistas de Ezkerraldea conocen bien que este tipo de ultimátum pueden no acabar bien. Así ocurrió en su día en el vecino municipio de Sestao con Marcos Merino. Y por aquello de que la “Historia se repite” los sestaoarras han vuelto a incurrir en el mismo error que se ha saldado con la aparición del Partido Social y Vasco (PSyV).

Dentro del seno del socialismo las aguas bajan revueltas debido a la crisis económica y a las medidas antisociales que Zapatero ha tenido que poner en marcha a golpe de decreto. Tontxu y los suyos saben que no atraviesan sus mejores momentos de popularidad, tanto dentro como fuera del partido. Más de 500 personas mayores coreando la pasada semana frente al Ayuntamiento que no le van a votar es una prueba de ello. Por eso, muchos ojos están atentos para ver qué ocurre en el seno del PSE barakaldes, en donde una decisión impuesta por la ejecutiva territorial en contra de la voluntad de la asamblea local podría traducirse en posibles deserciones.

¿Después de la tempestad siempre llega la calma?

Tontxu Rodríguez e Izaskun León

Foto DEIA

Calma chicha. Eso es lo que parece desprenderse en el entorno socialista de Barakaldo después de la amenaza de Tontxu Rodríguez de no presentarse como candidato a la Alcaldía, tras el enfrentamiento que mantuvo con parte de la militancia en la asamblea del pasado miércoles.

Como recordarán, todo se produjo cuando el ex alcalde Rodríguez Orrantia cuestionó la lista presentada por Tontxu. En la plancha el ex alcalde se encontró con que su sobrina y protegida, la concejala Izaskun León, pasaba del puesto 6 al 10. La disculpa: las formas en las que se había confeccionado. Algo que Tontxu parece no se creyó ya que, lejos de buscar el entendimiento y el sosiego, increpó a Orrantia que lo que realmente le molestaba era que su sobrina ocupara el décimo puesto de la lista.

A partir de ahí, bronca y más bronca interna, que ha intentado ser aplacada desde la ejecutiva socialista de Bizkaia no sólo a través de los medios de comunicación sino a través de claros mensajes dirigidos a los afiliados de la rosa.

Lo cierto es que, si ayer muchos de esos militantes criticaban no sólo las formas empleadas por Tontxu sino también la lista continuista presentada, hoy parece que el mensaje de normalidad de la ejecutiva territorial ha calado ya que nadie está dispuesto a hablar y hasta los que ayer lo hicieron tranquilamente sin tapujos hoy se desdicen y dicen que todo está tranquilo y que no ha ocurrido nada.

¿Pero cuál es el panorama actual dentro de la familia socialista? Hasta el momento de su reaparición Tontxu había pasado unos años en el ostracismo. Después de haber pasado de ser persona de confianza de Carlos Pera pasó a estar ninguneado y desparecido de la primera línea política. Hasta que de nuevo surgió, cual Ave Fénix, con el encargo de poner orden como elemento cohesionador de las diferentes familias que convivían en el seno de la agrupación socialista barakaldesa.

A tenor de lo ocurrido en los últimos años podemos decir que Tontxu es de ese tipo de bomberos que apagan los fuegos con gasolina. Y para muestra tan sólo hay que ver lo ocurrido en la asamblea del miércoles en la que se enfrentó con uno de los pocos apoyos que le quedaba, con Rodríguez Orrantia. En el camino de Tontxu han quedado personajes de peso como Carlos Pera, Diego Moyano o Gonzalo Centeno. Sin olvidar a los concejales a los que ha dejado en la cuneta: Cándido Rodríguez, Dulcina Pereiro, Manolo Asensio, Juan José López Colás, Marisol Martínez, y Marieli, entre otros. ¿Quién te queda Tontxu? ¡Curioso concepto de la cohesión!

Ultimátum de Tontxu a la familia socialista barakaldesa

Ayer se celebró la asamblea de los socialistas barakaldeses para elegir la lista electoral que confluirá a los comicios del próximo 22 de mayo.

Tal y como se preveía, pues afiliados socialistas así lo habían expresado en diferentes cíírculos, la misma discurrió con tensión. Hasta el punto que Tontxu Rodríguez, que además de alcalde es el máximo responsable de la agrupación socialista baracaldesa, la dio por terminada sin que se llegara a determinar la lista definitiva de personas que le acompañarán en la siguiente lista.

De la plancha cocinada por Tontxu se sabe que no continúan, puesto que han prescindido de sus “servicios”, los actuales Concejales de Igualdad, Dulcina Pereiro, así como el de Economía y Hacienda, Cándido Rodríguez.

Pero el problema se desencadenó cuando el ex alcalde socialista Rodríguez Orrantia comprobó que su sobrina y protegida, Izaskun León, actual concejala de Juventud y Calidad, había quedado relegada al puesto 10. El veterano socialista es consciente de que es más que probable que no se repitan los resultados electorales de las últimas elecciones municipales de 2007 en las que el PSE logró 11 concejales, por eso adujo que  no estaba de acuerdo con el proceso seguido para la elaboración de la lista.

A partir de ese momento, se produjo un tenso cruce de declaraciones a micrófono abierto entre Tontxu y Orrantia, que finalizó con la amenaza del actual alcalde de dimitir si se veía obligado a realizar una segunda vuelta y no se aprobaba la lista por él planteada.

Finalmente la elección se suspendió a la espera de que decida el órgano superior territorial de la ejecutiva socialista.

Entre los afiliados socialistas barakaldeses han surgido las dudas sobre las formas empleadas por Tontxu que, por su forma de actuar, día a día está demostrando estar cada vez más alejado no sólo de los vecinos de su pueblo sino también de sus compañeros de base de partido. Dentro de la casa socialista muy pocos entienden que Tontxu se enfrente a Orrantia, uno de sus principales valedores.

¡La prepotencia es mala compañera de viaje!

Cuando nos gobiernan los maleducados

Esta semana la presentadora de un programa de televisión estatal decía que a la hora de educar a su hija trataba de transmitirle tres ideas con las cuales la aseguraba que podía triunfar en esta vida: saber dar las gracias, pedir perdón, y solicitar las cosas por favor.

En este blog hemos referenciado en numerosas ocasiones las situaciones de enfrentamiento que han provocado los concejales socialistas y el Alcalde Tontxu Rodríguez en sus relaciones con otras instituciones en las que no gobierna el PSE. Se puede entender que dentro del fragor de la contienda política puedan darse situaciones, gestos o expresiones desafortunadas, pero lo que no se puede discuplar es la falta de respeto no ya a los representantes institucionales, en este caso de la Diputación, sino los desplantes e insultos personales con los que los miembros del equipo de gobierno socialistas obsequian de manera reiterada a los representantes forales cada vez que coinciden.

Los barakaldeses nos merecemos unos políticos respetuosos y educados, y tristemente tenemos que decir que algunos de los concejales socialistas, incluido el Alcalde están dando una imagen patética que no pasa desapercibida a los observadores que asisten avergonzados a un comportamiento sectario a la vez que pueril y desafortunado.

Si sobre tan lamentable comportamiento de Tontxu Rodríguez ya hemos escrito suficientemente, en los últimos diez días ha sido el concejal socialista Jesús María González Suances el que se ha convertido en el ejemplo de lo que se puede denominar una persona mal educada, soez e ignorante del protocolo institucional.

El pasado 27 de noviembre, durante los actos de conmemoración del 15º aniversario de Metro Bilbao,  el Sr. Suances llamó la atención de los periodistas y demás invitados al acto cuando tomó la palabra el Diputado General de Bizkaia, José Luis Bilbao. Dice la crónica periodística que “en cuanto Suances escuchó a Bilbao recordar la ruptura de consensos que se vive actualmente en el CTB y MetroBilbao, el edil dio un respingo y abandonó su lugar entre el público mentando a la madre del diputado; apenas un susurro lanzado desde el inconsciente que, sin embargo, pudieron escuchar perfectamente los invitados que se encontraban a su alrededor”.

Suances volvió a ofrecer el pasado martes otro de sus recitales de malas maneras cuando, durante el acto en homenaje a la vecina asesinada en el barrio de Gurutzeta por su ex pareja, ofició como anfitrión sólo de las autoridades del PSE. Al acto, además de cientos de vecinos, acudieron el Diputado Foral de Acción Social así como miembros de sus equipo, que sufrieron el ninguneo de Suances, que cumplía las funciones de Alcalde, ya que Tontxu Rodríguez parece ser que no pudo acompañar a los familiares y a los vecinos en tan dolorosos momentos.

Es triste decir que este es el comportamiento de quien está al frente del Ayuntamiento de Barakaldo. Estamos seguros que los que sufren los desplantes socialistas son lo suficientemente educados e inteligentes como para saber discernir entre el comportamiento desafortunado de unos pocos maleducados, que para más inri ostentan el poder, de la forma de ser la inmensa mayoría de los barakaldeses, que somos gente amable, sincera y sobre todo educada y respetuosa.

Los socialistas de Barakaldo otra vez nos han mentido y ya van…

Alfonso García junto a Tontxu presentando el libro "Vagos pero emprendedores"

No es la primera vez que alertamos del peligroso uso de la mentira que hacen los socialistas barakaldeses. Una y otra vez incurren en un error que ya se ha convertido en una costumbre: la de mentir a los barakaldeses.

En esta ocasión ha vuelto a ser el poli malo de la película, el que hace el trabajo sucio o da la cara para no desgastar la imagen de Tontxu Rodríguze el que nos ha querido engañar. El portavoz del PSE en el Ayuntamiento de Barakaldo se despachó a gusto el pasado viernes contra el PNV de la localidad y su portavoz, Amaia del Campo. El concejal socialista, responsable del Área de Infraestructuras aprovechó el contenido de un auto judicial sobre las escaleras de La Inmaculada que tergiversó a su conveniencia para atacar e insultar a la candidata a la alcaldía de Barakaldo por el Partido Nacionalista Vasco.

El compañero de Tontxu Rodríguez ha vuelto a mentir y ya van… Los barakaldeses comenzamos a estar hartos de esta clase de políticos que se creen que desde su cargo pueden engañar e insultar la inteligencia de los ciudadanos. El Partido Nacionalista Vasco ha vuelto a dejar en evidencia las falsedades y el estilo bronco del personaje, pero son los vecinos los que tenemos que ser conscientes de la clase de políticos que nos «gobiernan» desde el Ayuntamiento.

Desde aquí hacemos nuestras las palabras de la portavoz nacionalista, Amaia del Campo, quien con la sensatez que le faltan a Tontxu Rodríguez y su equipo, les ha pedido esta mañana mesura y respeto: “No es esa la imagen que los políticos debemos dar desde el Ayuntamiento. Al portavoz socialista tan sólo un consejo, que escuche a su compañera, a la concejala de Recursos Humanos, quien recientemente y respondiendo a un comunicado de un sindicato, decía: La descalificación personal siempre es un indicio de incapacidad y frustración de aquel que lo emplea para la defensa de sus argumentos. La virulencia verbal es por ello una muestra de incapacidad y sólo un vano intento intimidatorio. La frustración deriva del error de considerar que sólo con gestos agresivos se pueden conseguir nuestros objetivos«.

Tontxu se burla del juego democrático

El alcalde de Barakaldo, el socialista Rodríguez, ha institucionalizado a lo largo de esta legislatura que está a punto de finalizar una peligrosa costumbre: la de convertir las mociones presentadas por los partidos de la oposición en ruegos. El alcance de esa estrategia no es casual si tenemos en cuenta que los resultados electorales no le garantizaron a Tontxu la mayoría necesaria para sacar adelante las propuestas que son llevadas al Pleno municipal.

Con esa imposición del regidor barakaldes, el equipo de gobierno se garantiza que las iniciativas y las propuestas del resto de partidos con representación municipal no puedan ser votadas, ya que el ruego no lo permite. EAJ-PNV y el PP son los principales perjudicados de ese proceder poco democrático de Tontxu. Pleno tras pleno, Rodríguez convierte esas sesiones en una caricatura de lo que tendrían que ser y no son, ya que está imposibilitando el debate y que las propuestas en beneficio de los barakaldeses puedan ser aprobadas.

La especial interpretación de las reglas del juego democrático llevada a cabo por el mandatario barakaldes viene a demostrar que precisamente lo que temen los socialistas es que el debate se pueda dar en el Ayuntamiento de Barakaldo. Además en caso de que esas mociones fueran tratadas, dejarían bien a las claras que muchas de las iniciativas de la oposición son muchos más progresistas que las políticas estancadas y repetitivas llevadas a cabo por el PSE en Barakaldo.

En definitiva, la forma de actuar de Tontxu se puede denominar de muchas formas, menos democrática. Y prueba de ello es que incluso cuando una moción es sacada adelante, el Sr. Rodríguez se permite el lujo de incumplir el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento. Ejemplo de ello, fue la moción presentada en julio de 2008 por el PNV para que el Ayuntamiento asumiera la colocación de detectores de humo en los hogares de los usuarios del Servicio de Atención Domiciliaria de nuestra ciudad. El costo de esa iniciativa rondaba los 50.000 €, según el propio equipo de Gobierno. Aunque esa propuesta fue aprobada en el pleno, Tontxu se ha negado a instalarlos asegurando que existen otras necesidades en que gastar el dinero de los barakaldeses. ¿Se referirá, por ejemplo, a los 46.052,05 € que el alcalde socialista se gastó en publicidad y propaganda el pasado mes de julio?

Los barakaldeses merecemos otros mandatarios que, además de demócratas, se preocupen del bienestar de sus vecinos más que de recuperar su deteriorada imagen.

Tontxu Rodríguez, el bombero que apaga fuegos con gasolina

Érase un hombre a un conflicto pegado. Ya lo lleva tiempo advirtiendo Barakaldotarrok el estilo bronco y provocador que caracteriza al alcalde de Barakaldo. Allá por donde se deja sentir, el conflicto está asegurado: Ayuntamiento de Barakaldo, CEDEMI, Consorcio de Transportes, EUDEL… Tontxu Rodríguez se está convirtiendo en el látigo de los socialistas contra todo aquello que huele a diferente, y sobre todo a PNV.

En el Ayuntamiento de Barakaldo su estilo “de hacer política” le ha granjeado la enemistad no ya del resto de los representantes políticos sino también de muchos vecinos y representantes de asociaciones que han tenido que vérselas en las distancias cortas con Tontxu, y que con desilusión han constatado que no se encontraban ante el personaje fresco y bonachón que se pasea de fiesta en fiesta o de televisión en televisión. En las distancias cortas Tontxu pierde.

En CEDEMI protagonizó otra serie de enfrentamientos para desgastar la imagen de la portavoz de EAJ-PNV en Barakaldo, Amaia del Campo. Los hechos y los datos demostraron que todo había sido una polémica artificial y que detrás del mucho humo que había levantado no había ningún fuego. Hoy por hoy los compañeros de Tontxu se están encargando de alimentar con gasolina al fuego que han encendido en el CEDEMI al boquear el nombramiento del cargo de director gerente, aunque con ello estén incumpliendo un pacto con Diputación.

Su nombramiento como presidente del Consorcio de Transportes de Bizkaia también vino acompañado de la polémica. En este caso, la vendetta de los socialistas tuvo como víctima al entonces director gerente del Consorcio de Transportes de Bizkaia.

La última prueba de que la presencia de Tontxu se ha convertido en sinónimo de enfrentamiento y confrontación la tenemos en EUDEL, donde el Alcalde de Barakaldo ejerce de vicepresidente. La última envestida de los socialistas ha sido la amenaza de abandonar esta institución en la que son minoría. Desde EAJ-PNV consideran que los socialistas han buscado una nueva víctima, el presidente de EUDEL, que utilizan como cabeza de turco para desviar el problema real al que se enfrenta el Gobierno socialista que “es su propia incapacidad. Fue el Lehendakari quien señaló la Ley Municipal como su prioridad legislativa en su discurso de investidura en mayo de 2009. El día 17 de noviembre del pasado año el Gobierno comprometió la presentación del proyecto de Ley en el primer semestre de este año 2010. El Gobierno no ha cumplido, ha sido incapaz de presentar este proyecto de Ley Municipal y además ha adoptado decisiones contrarias a su espíritu y lesivas con los presupuestos de los Ayuntamientos vascos”.

La pasada semana los socialistas anunciaban que Tontxu repetiría como candidato a la Alcaldía de Barakaldo. Fuentes cercanas al PSE advierten que el futuro de Tontxu en la política se circunscribe a poco más de un año en caso de que repita como Alcalde de la localidad fabril, ya que de repetirse su triunfo abandonaría el puesto tras ese tiempo para ser sustituido por algún “compañero/a” que le acompañe en la candidatura de mayo.¿Se merecen los barakaldeses ser representados por alguien y por un partido que entienden la política como “casus beli” o de venganza?

Los socialistas apuestan por Tontxu y la oposición se alegra

Ya es un hecho. Tontxu será de nuevo el candidato del PSE a la Alcaldía de Barakaldo. El anuncio se ha hecho esperar, pero ya está confirmado. Los socialistas vascos han debido pensar que Rodríguez es un candidato de peso para asegurar la plaza de Barakaldo.

Con la nominación de Tontxu parece despejarse el plantel de candidatos a la Alcaldía del segundo municipio de Bizkaia. Los primeros en elegir a su candidata fueron los de EAJ-PNV, quienes han puesto de nuevo su confianza y esperanza en Amaia del Campo. En segundo lugar se oficializó la candidatura de la candidata del PP, Amaya Fernández. Y por último han sido los socialistas los que han anunciado a su candidato a través de su medio amigo: El Correo.

Falta saber quienes serán los primeros espadas del resto de formaciones. Si Amaia Martínez representará a IU o no es toda una duda, ya que lleva toda la legislatura desaparecida desde que priorizó su carrera profesional con tareas de responsabilidad al frente de un sindicato de transportes de Bizkaia. Lo mismo ocurre con la Izquierda Abertzale, que esta legislatura está representada por 3 concejales de ANV, que en la actualidad continúan en el Ayuntamiento aunque como no adscritos. Se desconoce también el nombre de los candidatos de UPyD y de PSV (excisión de los socialistas de Sestao, que han anunciado que optarían a las alcaldías de la mayoría de los municipios de Ezkerraldea, entre ellos Barakaldo).

Entre la oposición se escuchan comentarios de satisfacción. La presencia de Tontxu como candidato es visto como una oportunidad en lugar de una amenaza, ya que la imagen del actual alcalde barakaldes está muy tocada tras las numerosas noticias que a lo largo de esta legislatura han puesto en entredicho la gestión del primer edil socialista. Si hay algo que está caracterizando esta segunda legislatura de Tontxu es la falta de transparencia, las noticias relacionadas con la publicación de sentencias judiciales contrarias a su gestión y la inacción, ya que tan sólo ha buscado rentabilizar su imagen con las obras de los Planes E financiados por el Gobierno español. En definitiva, cuatro años desaprovechados para Barakaldo, en los que no se han puesto en marcha ningún gran proyecto. ¿O estarán esperando al inicio de la campaña para las inauguraciones y nuevas promesas electorales?

Los socialistas convierten CEDEMI en un nuevo campo de batalla

Ya lo advertíamos la pasada semana que los socialistas habían decidido encender la mecha de un nuevo conflicto en Bizkaia, que viene a sumarse al ya conocido del Consorcio de Transportes. Fue el Alcalde de Barakaldo el que aprovechando una rueda de prensa para atacar al Diputado de Bizkaia, José Luis Bilbao, daba la pista de que el nuevo objetivo de los socialistas es el Cedemi.

En aquel momento, Tontxu Rodríguez advertía que no iban a admitir a la persona designada por Diputación para que relevara a Amaia del Campo al frente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda. El candidato es Juan Cruz Nieves, al que los propios socialistas han expulsado de su puesto de trabajo como gerente del Consorcio de Transportes.

La actitud de los representantes socialistas en el Consejo del Cedemi deja bien a las claras que estas personas no son de fiar, ya que han roto un acuerdos o pacto no escrito entre ambas instituciones de las que depende Cedemi, Diputación de Bizkaia (5 representantes) y otros 5 del Gobierno Vasco, a través de la SPRI, por el cual la persona encargada de gestionar la entidad y el presidente eran nombrados de manera rotatoria. Siendo en esta ocasión el PNV el encargado de dichas designaciones.

La capacidad o incapacidad de la persona propuesta  no ha sido más que una triste disculpa esgrimida por los socialistas que han puestos sus ojos en un nuevo trofeo de caza. Desde la llegada del “lehendakari” socialista a Ajuria Enea el ambiente y clima de colaboración interinstitucional se ha venido deteriorando gracias al comportamiento de los socialistas, que han convertido a sus representantes en arietes en la batalla entablada contra el PNV en la inminente disputa de Ayuntamientos y Diputaciones.

No hay más que repasar la hemeroteca para ver que el Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda no les preocupa lo más mínimo. El pasado mes de marzo se abrió la veda con las desafortunadas declaraciones de Tontxu Rodríguez, consejero socialista en Cedemi, en las que acusaba a Amaia del Campo de anomalías en la tramitación de las cuentas de la entidad durante el año anterior. La entonces responsable del Cedemi demostró con datos que Tontxu Rodríguez no decía la verdad y le acusó de un «supino desconocimiento» del funcionamiento de la entidad a la que pertenecía y de buscar el “enfrentamiento institucional”.

La segunda ofensiva contra el Cedemi la protagonizó el portavoz de los socialistas barakaldeses quien insultó y atacó a Amaia del Campo cuando anunció que abandonaba la dirección de la entidad para centrarse en su labor de portavoz de EAJ-PNV en el Ayuntamiento. En aquella ocasión el político socialista dijo que las cifras del balance de gestión eran falsas. Algo incomprensible, puesto que habían sido aprobadas por todos los consejeros de la institución, incluidos los socialistas.

A tenor de la forma de actuar que están teniendo los socialistas con estos asuntos, y sin querer resultar agoreros, podemos vaticinar la próxima defunción del Cedemi, gracias a la estrategia de enfrentamiento del PSE. Poco o nada les importan a los socialistas de Ezkerraldea la labor de esta institución, que tiene entre sus principales objetivos la ayuda a la generación de nuevas empresas en la comarca, que a su vez creen nuevos puestos de trabajo. ¿Tendrá algo que ver en todo esto la intención oculta pero nada disimulada de hacer de Inguralde, organismo que dirige el portavoz del PSE de Barakaldo, el sustituto de Cedemi?

Tontxu Rodríguez, un ejemplo de la política del enfrentamiento

Parece que el Alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, tendrá que volver a vérselas con la Justicia. ¿Y cuántas veces van ya en esta legislatura? En esta ocasión ha sido desde la Diputación de Bizkaia desde donde han solicitado la intervención del Ministerio Fiscal para denunciar a los actuales gestores del Consorcio de Transportes de Bizkaia –entre ellos el propio Tontxu Rodríguez, Alcalde de Barakaldo y presidente del CTB; Loly de Juan, alcaldesa de Basauri y el Viceconsejero de Transportes, Ernesto Gasco– por un presunto delito de prevaricación en la elección de Iñaki Prego como director gerente del Consorcio de Transportes.

En un episodio más de la guerra sin cuartel que han abierto los socialistas desde su llegada a Ajuria Enea, los “compañeros” de Tontxu decidieron reventar el clima de colaboración y cortesía que hasta entonces había reinado en numerosas instituciones y empresas en las que Lakua y la Diputación repartían su representatividad y poder.

Uno de los capítulos más graves es el que se ha escrito en torno al Consorcio de Transportes, en donde los nacionalistas han sido desplazados por los nuevos “inquilinos” del Gobierno vasco, para colocar a numerosos cargos socialistas. Y para caldear el ambiente el PSE decidió poner al frente de la presidencia del CTB a Tontxu, alguien con mucha experiencia en las lides de romper los puentes de entendimiento y diálogo con el resto de fuerzas políticas, fundamentalmente con el PNV, como ha demostrado en el Ayuntamiento de Barakaldo.

Los representantes nacionalistas en el CTB advirtieron por activa y por pasiva que el nombramiento de Prego podía incurrir en un delito de prevaricación, ya que con su designación se incumplía el artículo 18 de los estatutos del Consorcio, que exige dedicación exclusiva en el cargo, algo que no se cumple en el caso del nuevo Gerente socialista del CTB que es también consejero delegado de MetroBilbao. Por ello, el ente foral decidió llevar ante el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo al Consorcio de Transportes vizcaíno para reclamar la suspensión del nombramiento.

Las advertencias de esa posible irregularidad no les han servido a los responsables socialistas para dar marcha atrás en sus decisiones.  Lejos de ello, han continuado actuando con una prepotencia inusual que ya empieza a caracterizarles desde que “gobiernan”. Es el caso de Tontxu Rodríguez que ayer arremetió con gran virulencia contra José Luis Bilbao, en una campaña que ha dejado al descubierto que el PSE va a utilizar todas las artimañas y recursos a su disposición para intentar arrebatar la Diputación a EAJ-PNV, aunque sea de la mano del PP, como ya hicieron con el Gobierno vasco.

Parece que los socialistas dan por finiquitado a Tontxu como candidato a la Alcaldía de Barakaldo, ya que si no nadie entendería el papel de mamporrero que le han asignado desde su partido. Cuando ayer no había terminado de arremeter contra la Diputación por el tema del CTB anunciaba que el próximo jueves los socialistas iban a abrir otro nuevo frente de ataque contra el Partido Nacionalista Vasco, y para ello iban a elegir como campo de enfrentamiento el CEDEMI, y como batalla la designación de la persona que será elegida como Gerente para sustituir a Amaia del Campo una vez que ésta decidió centrarse en su labor como portavoz de EAJ-PNV en el Ayuntamiento fabril.

Queda la duda de saber si Tontxu sigue un guión en su guerra contra el PNV o si lo hace de motu propio. En cualquier caso, en esa posible decisión de prescindir del Sr. Rodríguez también pueden pesar los pésimos resultados de las encuestas realizadas por el PSE a inicios del verano, y que dejaban a las claras que la figura de Tontxu era muy cuestionada no ya como gestor sino como personaje político. Los barakaldeses le hemos calado, y tras su aspecto bonachón se esconde un personaje bronco cuya gestión es muy, muy cuestionada.