• Categorías

  • noviembre 2020
    L M X J V S D
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    30  
  • Facebook

El PSE de Barakaldo usa la mentira como estrategia política y comunicativa

El uso de la mentira en política es muy peligroso. Según los expertos, el político que es pillado mintiendo corre el riesgo del desprestigio y pierde a partir de ese momento toda credibilidad entre sus conciudadanos. Si esta teoría se cumple el PSE habría cometido dos errores graves ante los barakaldeses que les pueden pasar factura en cuanto a su credibilidad o mejor dicho la falta de la misma.

Julio no ha sido un buen mes para el portavoz del PSE barakaldes. En las últimas semanas ha quedado al descubierto que el uso de la mentira es utilizada de manera habitual en sus labores como representante de los vecinos de Barakaldo y como portavoz de los socialistas de nuestra ciudad. Este concejal, de una manera incomprensible y torpe, ha tratado de tergiversar en diferentes ocasiones una serie de hechos que han sido noticia estos días, intentando negar una realidad avalada por documentos que evidencian que esta persona está incapacitada para la política en Democracia. Porque el político que miente es enemigo de la Democracia, aunque haya sido elegido democráticamente.

En las últimas dos semanas las salidas de tono, los insultos y las falsedades empleadas por este concejal socialista no han pasado desapercibidas para nuestros vecinos, que han asistido a las torpes maniobras diseñadas para intentar manipular la realidad y han podido comprobar como el portavoz socialista ha quedado en entredicho y en el mayor de los ridículos cuando las víctimas de su campaña de falsedades y difamación han demostrado con documentos que este individuo había mentido descarada y deliberadamente a la opinión pública.

La primera de sus víctimas fue la portavoz de EAJ-PNV en Barakaldo, Amaia del Campo, quien recientemente anunció públicamente que renunciaba a su puesto de Directora-Gerente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda para centrarse en exclusiva a la labor de portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Ayuntamiento, una vez que su partido de forma unánime había  renovado su confianza en ella para disputar la Alcaldía de Barakaldo y después de haber cumplido los objetivos que se había marcado cuando asumió la dirección del CEDEMI. Durante el anuncio de su despedida esgrimió una serie de datos que avalaban que durante su gerencia la institución que dirigió había registrado los mejores resultados de su historia.

El portavoz socialista en cuestión ha querido llevar la guerra política al CEDEMI, en donde es representante por el Ayuntamiento de Barakaldo. Tras conocer la despedida de Amaia del Campo, el susodicho apareció en prensa insultando a la portavoz nacionalista y diciendo que los datos sobre la gestión empleados por ella eran mentira. Tuvieron que ser los propios responsables del PSE en la SPRI del Gobierno Vasco, los que le obligaran a rectificar a su compañero de partido, ya que los datos ofrecidos por Del Campo eran ciertos y figuraban en la memoria que el protagonista del suceso debería haber estudiado o sabido interpretar antes de salir a prensa. Eso o que su objetivo era intentar empañar la gestión de la portavoz del PNV aunque fuera mintiendo. Parece que éste es el verdadero objetivo de los socialistas, si tenemos en cuenta que en los últimos días han convertido a Amaia del Campo en centro de una campaña de insultos y mentiras en su blog oficial.

La segunda gran “metedura de pata” del socialista, la duda es si fue malintencionada como en el caso del PNV o si fue un “error”, tuvo como víctima al PP de Barakaldo a cuya portavoz también insultó reiteradamente, acusándola precisamente de mentir, sobre la asunción de la propuesta del sistema de alertas vía SMS para comerciantes. Una vez más el portavoz del PSE quedó en evidencia cuando desde el PP demostraron con un decreto de Alcaldía que la idea era de ellos y que quien estaba mintiendo era de nuevo el portavoz socialista.

El PSE de Barakaldo está actuando de una manera incomprensible para las personas que hacen seguimiento a diario de la actualidad municipal. La ciudadanía considera que este equipo de Gobierno está haciendo poco o nada por Barakaldo y, además, no comprende la virulencia de sus ataques contra la oposición y los medios de comunicación no afines. Se ha establecido la estrategia de que toda “verdad” que no salga de la boca de un representante del equipo de gobierno, es una mentira. Y toda mentira que sea dicha por el gobierno debe ser considerada por los barakaldeses y los periodistas como la más absoluta verdad. A la cabeza de esta campaña se encuentra el propio Tontxu Rodríguez, como ya tuvimos ocasión de analizar en otro artículo de este blog.

El juego sucio y los engaños no salen rentables a largo plazo. ¿Por qué? Porque minan la confianza. Y, sin confianza, la política constructora de futuro es imposible. Los fines políticos no pueden justificar medios inmorales. O sea, la veracidad, que está reconocida desde la Ilustración como condición previa fundamental para la sociedad humana, no sólo es un requisito para los ciudadanos individuales sino especialmente para los políticos.

Parece que el PSE de Barakaldo se ha lanzado a hacer suya las teorías del Ministro de Propaganda nazi Goebbels, quien dijo que “toda falsedad es más creíble cuanto mayor sea… y que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

En política no todo vale, y el PSE debería mostrar educación y consideración a los que no opinan como ellos. No pueden intentar manipular las mentes de nuestros vecinos ni insultar su inteligencia tergiversando de manera tan burda los hechos y la realidad. Como señala el intelectual italiano Paolo Flores D’Arcais, “la aniquilación de la verdad y la aniquilación de la democracia caminan al mismo ritmo, constituyen dos indicadores recíprocos y convergentes: las libertades públicas y las mentiras políticas circulan de forma inversamente proporcional”.

¡Respeto para los barakaldeses!

El Gobierno vasco recompensa y avala el estilo de Tontxu Rodríguez de hacer política

(Foto Deia)Pocas veces un nombramiento había suscitado tantos comentarios entre los internautas. El anuncio de la designación de Tontxu Rodríguez como presidente del Consorcio de Transportes de Bizkaia ha servido por una parte para dar píe a la rumorologia sobre su continuidad como candidato a la reelección como alcalde de Barakaldo. Y por otra ha servido para comprobar los sentimientos que suscita el personaje en cuestión entre los lectores de diarios y blogs digitales: Deia, El Correo o Barakaldodigital, por ej.

Los seguidores de Tontxu, tanto los que están en nómina del partido como los convencidos ideológicamente, que también los hay, se han tenido que esforzar por intentar introducir comentarios alabando la figura del actual regidor barakaldes, ensalzando para ello la supuesta capacidad gestora y de trabajo del político socialista. Pero lo cierto es que, a tenor del resultado final, ha sido un esfuerzo infructuoso, ya que los comentarios en contra del nuevo presidente del CTB han sido innumerables, amparándose para criticarlo en la gestión que viene haciendo al frente del Ayuntamiento de Barakaldo, y que, a tenor de las entradas de los internautas, se puede entender de mil maneras menos transparente.

Sin entrar a analizar la forma en que los socialistas han logrado el control del CTB, fruto de la guerra declarada por el PSE y el Lehendakari López contra la Diputación de Bizkaia y el PNV, lo cierto es que el nombramiento de Tontxu y sus palabras tras su designación han causado cuanto menos sorpresa e incredulidad entre los barakaldeses: “Queremos abrir una etapa que esté centrada en la eficacia, la buena gestión y la optimización de los recursos económicos”.

A priori, esta declaración de intenciones provenientes de un gestor de la cosa pública es plausible. Pero si tenemos en cuenta que el Ayuntamiento gestionado por Rodríguez es el peor en cuanto a la transparencia en las contrataciones y sus finanzas, según la organización Transparencia Internacional, que tras analizar los 110 consistorios más grandes, explica que, además de la pésima situación en contrataciones y transparencia financiera, el Gobierno de Tontxu es, a nivel general, uno de los 12 menos transparentes del Estado español.

Las noticias sobre supuestas irregularidades en la gestión municipal, la constitución de pseudo comisiones de investigación que no sirvieron para nada porque ese era el objetivo desde su creación, etc., no harían aconsejable que el Gobierno Vasco designase para un puesto de responsabilidad a un político que se negó a debatir una moción presentada por la portavoz de EAJ-PNV, Amaia del Campo, en la que se pedía que todos los corporativos barakaldeses mostraran su compromiso con la transparencia en la gestión municipal. Lejos de debatirla, Rodríguez arremetió con insultos contra la representante abertzale diciendo que era una “ocurrencia absurda y extravagante“.

El estudio de Transparencia Internacional era demoledor, ya que concluía que “el Ayuntamiento de Barakaldo suspende, de lejos, en transparencia urbanística y sólo obtiene 38,9 puntos sobre 100, lo que significa que está 10 puntos por debajo de la media de los municipios españoles medidos. Incluso Marbella está por encima de Barakaldo y consigue 44,4 puntos sobre 100. Barakaldo está en el número 67 de la clasificación de 100 municipios”.

¿Aplicará Tontxu al CTB el mismo modelo de gestión que en el Ayuntamiento de Barakaldo?

Tontxu Rodríguez no sabe cómo recuperar el favor de los barakaldeses

A esta legislatura le queda menos de un año para concluir. Por estas fechas, en junio del año que viene se debería haber constituido una nueva Corporación con su Alcalde al frente. A estas alturas tan sólo es seguro que repite como candidata la actual portavoz del PNV, Amaia del Campo. De los candidatos del resto de fuerzas poco o nada se sabe, ya que sus nombres no han sido desvelados.

La principal incógnita se centra en la figura del actual alcalde, Tontxu Rodríguez. Por los buenos resultados electorales obtenidos en los últimos comicios municipales por parte del PSE, todo hubiera hecho pensar que ésta hubiera sido una cómoda legislatura para el primer edil barakaldes, pero lo cierto es que la estrategia seguida por los socialistas barakaldeses se ha demostrado funesta y torpe. A falta de 2 concejales para asegurarse la mayoría absoluta, los socialistas han decidido gobernar en solitario, intentando aplicar los cálculos de la “geometría variable” que tanto le gustan a Zapatero y que tan pésimos resultados le han proporcionado, ya que a la postre se ha comprobado su soledad y debilidad en el Congreso.

En Barakaldo ha ocurrido algo similar, y con tal de dar cartera y sueldo a todos y cada uno de los 11 concejales socialistas, Tontxu y los suyos han decidido gobernar solos. Primer error, ya que la estrategia política establece que hay que tener aseguradas las mayorías. En Barakaldo se ha hecho caso omiso a esta máxima  prueba de ello es, por ejemplo, que ningún grupo avalara el chapucero Plan Económico y Financiero para el Ayuntamiento, lo que le obligó al PSE a retirarlo.

Pero el segundo error, y más importante, es que el PSE, con Tontxu a la cabeza, ha gobernado desde la prepotencia y la lejanía, y han convertido el insulto al contrincante político en arma habitual. La imagen de este alcalde está tocada y prueba de ello son las reiteradas encuestas telefónicas que se vienen realizando en Barakaldo, en las que una y otra vez, preguntan sobre Tontxu y piden una valoración sobre su figura y su gestión.

Son muchas las noticias que en los últimos años han puesto en entredicho la gestión del Sr. Rodríguez, muchas las publicaciones de todo tipo que las vienen denunciando, y los socialistas y los barakaldeses no son ajenos a esta circunstancia. De ahí que busquen en las encuestas el refrendo necesario para saber si Tontxu debe ser de nuevo el candidato a la Alcaldía o no.

Como boxeador noqueado, el equipo de Gobierno da bandazos y se lanza a anunciar medidas populistas como que Tontxu se va a bajar el sueldo un 10%, lo que implica que se apretará el cinturón más que el Lehendakari. ¿Es consciente Tontxu del papel en el que deja a su secretario general, Patxi López, que ha decidido no seguir a Zapatero y no bajarse un 15% su sueldo? ¿Se da cuenta Tontxu de que deja en evidencia que el Lehendakari López se ha reducido su sueldo menos que lo que lo ha hecho el Alcalde de Barakaldo? ¿Fallo de estrategia, daños colaterales por la desesperación o improvisación?

Aguas revueltas en el socialismo barakaldes

Carlos Pera y Tontxu Rodríguez (FUENTE: Barakaldo Digital)

La familia socialista de Barakaldo empieza a sentirse intranquila. Hasta ahora los movimientos dentro del seno de las agrupaciones de Ezkerraldea  se habían hecho patentes fundamentalmente en Sestao, en donde varios concejales abandonaron la disciplina del partido así como sus cargos como ediles. Este hecho provocó  su expulsión por la dirección del partido.

El movimiento de filas en Sestao se habría producido por diferentes disensiones internas y por la intervención descarada de la ejecutiva de José Antonio Pastor en favor de la candidatura perdedora en las elecciones internas en la Agrupación de esa localidad. A raíz de esta expulsión se han empezado a conocer denuncias de los exmilitantes socialistas que acusan a los responsables del que fuera su partido de actitudes dictatoriales y de gobernar sólo para satisfacer sus intereses sin tener en cuenta los de los ciudadanos.

La ola parece que va tomando fuerza, y las disensiones y malestar dentro de la familia socialista comienza a extenderse hasta el punto que los expulsados de Sestao anuncian que se presentarán en las próximas elecciones no sólo en esa localidad sino que cuentan con apoyos para poder hacerlo de momento en Trapagaran, Santurtzi y Portugalete.

En Barakaldo parece que todo estaba controlado por Tontxu Rodríguez y Jesús María González Suances, responsables de las agrupaciones socialistas de Barakaldo y Gurutzeta respectivamente. Su estilo de mando “manu militari” ha sido denunciado en numerosas ocasiones por algunos militantes socialistas descontentos, así como por históricos del socialismo barakaldes hoy desaparecidos de la escene política, como su antiguo secretario general, Gonzalo Centeno, o antiguos concejales: Diego Moyano, Manolo Asensio, Juan José Lopez Colas, María Elisa Álvarez, etc.

El malestar en la familia socialista barakaldesa empieza a ser preocupante. Por un lado, van tomando fuerza los comentarios provenientes de algunos afiliados socialistas hastiados de la gestión de Tontxu, no sólo como alcalde sino como responsable del partido, y que empezarían a ver con buenos ojos la alternativa que se ha planteado en Sestao y que se está extendiendo a otros municipios cercanos. Por otro, va tomando cada vez más fuerza la posibilidad de que el antiguo alcalde de Barakaldo, el socialista Carlos Pera, encabece la candidatura de UPyD en las próximas elecciones municipales. Según ha podido saber Barakaldotarrok, la insistencia de los responsables del partido de Rosa Díez podría tener su fruto, ya que el exalcalde empieza a ver con buenos ojos el ofrecimiento de disputar la Alcaldía a sus antiguos compañeros de partido.

En cualquier caso, parece que este movimiento interno, al que en un principio no dieron importancia los responsables socialistas de las respectivas localidades en donde ha empezado a fraguarse así como de Bizkaia, empieza a convertirse en un tema preocupante y es más que probable que en los próximos días este asunto acapare sus agendas.

Cuando los bolsillos de cristal están empañados…

El líder de los socialistas vascos y actual Lehendakari, Patxi López, realizó hace un año un bonito brindis al sol. Demandó de sus compañeros que iban a ocupar altas responsabilidades en el ejecutivo autónomo que llevarán a cabo una gestión austera y honrada de los recursos públicos. Lo que vino en llamar los “bolsillos de cristal”.

Las intenciones podían haber sido buenas, aunque los hechos parecen demostrar que sólo se trataban de declaraciones de cara a la galería. Según ha denunciado el grupo parlamentario de EAJ-PNV, en los últimos ocho meses el ejecutivo socialista ha gastado en publicidad 5.644.921,69 €. Si bien la cifra de por sí ya es escandalosa en los tiempos de crisis que corren, lo más preocupante es la fórmula que han empleado los de Patxi López, ya que los contratos publicitarios se han fraccionado para evitar que tuvieran que salir a concurso público y de esta forma poder adjudicarlos a las empresas del gusto del PSE.

Este proceder parece ser la fórmula habitual empleada por los cargos socialistas, como demostró recientemente Deia en una investigación en la que denunciaba como el Alcalde de Barakaldo, el socialista Tontxu Rodríguez, había adjudicado numerosos contratos relacionados con aspectos protocolarios a la actual Directora de Turismo de Gobierno Vasco, Isabel Muela, aún en contra de los informes emitidos por el interventor municipal.

Hay muchas formas de publicitar la acción de gobierno de nuestros mandatarios. La más habitual empleada por los socialistas vascos es la compra de espacios publicitarios a los medios de comunicación amigos, o la realización de costosas campañas de publicidad encargadas a las agencias pertenecientes a los mismos grupos empresariales. En definitiva, todo queda en casa, ya que los beneficiados suelen ser las mismas empresas periodísticas que devuelven el favor de quien les paga realizando una cobertura informativa alejada, en la mayoría de los casos, de toda ética periodística, puesto que se prestan a seguir los dictados del que paga.

Barakaldo es un ejemplo de ello. Barakaldotarrok publicó recientemente que el PSE de Barakaldo había pagado 150.000 € a El Correo por la realización de diferentes campañas. Muchos barakaldeses comprendemos ahora porque el periódico de Vocento ha llegado a convertirse en el medio de comunicación oficial de la Alcaldía barakaldesa. La labor de El Correo, más la puesta en marcha de costosas campañas publicitarias desde el Ayuntamiento, lo único que buscan es recuperar la deteriorada y cuestionada imagen de Rodríguez. Un ejemplo, la puesta en marcha de la campaña por los 100.000 habitantes y que, de momento, nos ha costado a los barakaldeses 70.000 €.

El proceder de los socialistas vascos, bien en Barakaldo o en Ajuria Enea, es preocupante. Ni su gestión resulta austera y mucho menos transparente. Sigue un mismo patrón, que lo único que demuestra es que los bolsillos puede que sean de cristal. El problema es que están empañados.