Frente PSE+PP = El que reparte se lleva la mejor parte

Aduciendo supuestas proporcionalidades obtenidas tras los resultos de los pasados comicios de mayo, socialistas y populares han acordado en Barakaldo el reparto de los órganos de poder municipales.

Los grandes perjudicados han sido PNV Barakaldo y Bildu a los que el pacto encubierto PPSOE les han ninguneado y restado representatividad tanto en las comisiones informativas como en los organismos autónomos locales o en los organismos colegiados de las entidades supra o extra municipales.

Algunos políticos deben creerse que los barakaldeses somos tontos, ya que mediante acuerdos, que en este caso ni siquiera se atreven a reconocer, de momento, se arrogan una representatividad que no han avalado nuestras vecinas y vecinos con sus votos en las urnas.

Es la segunda ocasión que el PP de Barakaldo salva la difícil situación en la que Tontxu Rodríguez y sus compañeros socialistas quedaron tras el batacazo electoral de mayo (pérdida de casi 6.000 votos y 3 concejales). La primera recordamos que fue cuando el PP no apostó por el cambio al frente de la Alcaldía.

Tanto entonces como ahora, el PP hizo lo contrario de lo que dijo que no iba a hacer. Ahora nos encontramos ante un pacto claramente encubierto por puros intereses electoralistas. Socialistas y populares han tomado nota de que los ciudadanos de este país siguen sin entender y respaldar ese acuerdo que mantiene a Patxi López en Ajuria Enea y por ello el pacto entre las dos formaciones se va a mantener, aunque sea en la sombra y guardando las formas. Además, no podemos olvidar que PP y PSOE se juegan las elecciones generales que les llevaran a gobernar en el Estado español, por lo que de momento hay que guardar las apariencias hasta que pasen los mencionados comicios.

Barakaldotarrok hasta ahora no se ha equivocado en sus vaticinios (dijimos que Tontxu seguiría siendo Alcalde gracias al PP y que ambas formaciones iban a pactar. En esta ocasión y viendo las comisiones que van a funcionar en el Ayuntamiento nos atravemos a augurar que el PP, cuando decida quitarse la careta, es decir cuando su acuerdo no suponga una amenaza para sus cálculos electorales, se hará cargo de las delegaciones de Tercera Edad, Seguridad ciudadana y propablemente Participación Ciudadana e Inguralde.

Algunos se están retratando tan descaradamente que sería mejor que se quitaran la careta tras la que tratan de ocultarse. Más que nada por dignidad y por respeto a los barakaldeses.

Anuncios

¿PP y PSE caminan juntos hacia el altar? El pacto PPSOE podría estar cada vez más cerca

El pasado lunes, 20 de junio, el PSE de Barakaldo comenzó una serie de contactos con el resto de partidos con representación en el Ayuntamiento. El objetivo es, según los socialistas, tratar de conseguir un acuerdo que dé “estabilidad” para el Gobierno municipal durante la legislatura.

El orden seguido para llevar a cabo los encuentros fue de menor a mayor, o lo que es lo mismo, primero IU, y en último lugar el PNV, pasando por Bildu y el PP. Lo cierto es que poco o nada ha transcurrido de las reuniones a las que acudieron el portavoz del PSE de Barakaldo y otros dos miembros de la ejecutiva socialista fabril. Sí ha transcendido la imagen de debilidad ofrecida por el equipo que actualmente gobierna el Ayuntamiento de Barakaldo, que debido a los desastrosos resultados electorales se ve obligado a buscar compañero de viaje en la legislatura recién iniciada.

A tenor de los movimientos realizados queda en evidencia que el PSE tiene prisa por oficializar, cuanto antes, el pacto que le lleve hasta 2015 al frente de la Alcaldía. A lo largo de esta mañana han visitado el Ayuntamiento de Barakaldo el Secretario de Organización del PSE de Bizkaia, Iñaki Egaña, así como la portavoz del PP de Bizkaia, Esther Martínez. Los comentarios al respecto han sido claros por parte de algunos funcionarios y trabajadores municipales: “¡Están cerrando el pacto!”.

De producirse este acuerdo, nada disparatado si tenemos en cuenta que Tontxu sigue siendo Alcalde gracias al PP de Barakaldo, los barakaldeses tendríamos que soportar el pacto PPSOE, que en estos momentos sustenta a Patxi López en la Lehendakaritza. Para algunos puede suponer un drama, otros constarán que el aviso del pacto realizado durante la campaña por la candidata del PNV, Amaia del Campo, no era un brindis al sol. Lo cierto es que este pacto ya lo conocimos los barakaldeses durante los años 2004-2007. La conclusión de aquel período: la subida indiscriminada de un 500% del impuesto de la plusvalía ordenada por el PP y apoyada por el PSE, que afectó a más de 2.500 familias barakaldesas… O la denuncia interpuesta recientemente por la izquierda abertzale contra Tontxu y otros concejales del PSE y del PP por un presunto delito de prevaricación relacionada con la forma en que se adjudicaron las viviendas de La Siebe.

Lo cierto es que el partido “elegido” o que se deje elegir para compartir gobierno con Tontxu y los suyos puede estar metiéndose en un laberinto sin salida que le puede reportar más prejuicios que beneficios. La situación económica del Ayuntamiento es calamitosa. Las cuentas no dan y el PSE, junto con el partido que le acompañe en este viaje, se van a ver obligados a subir los impuestos de los barakaldeses o a recortar servicios o programas municipales. Ambas medidas nada “populares”.

En definitiva, los socialistas ofrecen un caramelo envenenado, ¿quién será el que decida comérselo con envoltorio y todo? Para Barakaldotarrok la cosa empieza a estar clara.

En Navidad llega el turrón y Tontxu se va

Tontxu con la makila (foto de Barakaldo Digital)

Los resultados electorales del 22 de Mayo han dejado un difícil panorama para Tontxu y los socialistas barakaldeses. La pérdida de más de 6.000 votos por parte del PSE ha conllevado una merma de representación en el pleno, de 11 a 8 concejales, lo que les obliga a buscar un pacto urgente que les asegure la acción de gobierno en los próximos cuatro años. A parte de eso, los corros de las familias socialistas barakaldeses exigen responsabilidades por un pírrico resultado del que responsabilizan a Tontxu y su equipo.

El pasado sábado Tontxu volvió a ser reelegido alcalde, y según la portavoz jeltzale Amaia del Campo ha sido posible después de que ni PP, ni Bildu ni EB hayan respondido a las ansias de cambio planteadas por los barakaldeses. Es totalmente respetable la actitud de cada partido, y que cada fuerza política se haya votado a si misma, lo que no es de recibo es que algunos intenten tomar el pelo a las vecinas y vecinos.

El PP de Barakaldo, en boca de su portavoz Amaya Fernández, aseguró durante la campaña y después también que con sus votos no iba a aupar a Tontxu Rodríguez a la Alcaldía. La popular cumplió su palabra y no le votó durante el pleno de investidura,  pero aún así le aseguró la alcaldía al PSE, valiéndose para ello de la maniobra de votarse a si misma.

El PSE no puede gobernar en este nuevo escenario, por lo que tiene que buscar cuanto antes un acuerdo. En la última legislatura se valió de EB (lo que le ha pasado factura a la formación de izquierdas que ha perdido 1 de los 2 concejales con los que contaba). En esta ocasión esta fórmula no le va a servir, ya que ambas formaciones no suman los 13 concejales que garantizan la mayoría absoluta del Pleno.

Las cifras sí les dan a los socialistas si suman sus votos a los del PP. Algo que vendría a confirmar la estrategia frentista de populares y socialistas que ya mantienen desde el Gobierno vasco. De todas formas, en el caso de Barakaldo existe un problema y es que las relaciones personales entre el PP y el PSE de la localidad están rotas, gracias a la actitud maleducada y frentista que los socialistas han mantenido contra Amaya Fernández a la que han insultado y denigrado en público en numerosas ocasiones durante la pasada legislatura.

La solución a este entuerto es fácil: por una parte, la salida de Tontxu Rodríguez de Barakaldo, algo que el mismo mandatario socialista fija para las próximas navidades, vendría a allanar el abrupto camino de las actuales relaciones rotas. La otra alternativa es la imposición de un pacto con el PSE, por parte de la ejecutiva del PP a su partido en Barakaldo  (como ha sucedido con la elección de Tontxu Rodríguez, con la desautorización pública de Basagoiti a los deseos del PP barakaldes).

Barakaldo y nuestras vecinas y vecinos no se pueden permitir una situación de parón institucional. Son muchos los proyectos que se han de poner en marcha para que la ciudad siga en marcha y sobre todo es prioritario luchar contra el paro, que en estos momentos azota a cerca de 8.400 barakaldeses. Barakaldotarrok aseguró al día siguiente de las elecciones que Tontxu iba a volver a ser alcalde, en esta ocasión nos atrevemos a augurar, de nuevo, un pacto PP y PSE en Barakaldo. El cambio no ha sido posible y los vecinos tienen que saber quienes son los responsables no sólo de que Tontxu se mantenga en el poder sino del futuro acuerdo entre populares y socialistas.

Tontxu se burla del juego democrático

El alcalde de Barakaldo, el socialista Rodríguez, ha institucionalizado a lo largo de esta legislatura que está a punto de finalizar una peligrosa costumbre: la de convertir las mociones presentadas por los partidos de la oposición en ruegos. El alcance de esa estrategia no es casual si tenemos en cuenta que los resultados electorales no le garantizaron a Tontxu la mayoría necesaria para sacar adelante las propuestas que son llevadas al Pleno municipal.

Con esa imposición del regidor barakaldes, el equipo de gobierno se garantiza que las iniciativas y las propuestas del resto de partidos con representación municipal no puedan ser votadas, ya que el ruego no lo permite. EAJ-PNV y el PP son los principales perjudicados de ese proceder poco democrático de Tontxu. Pleno tras pleno, Rodríguez convierte esas sesiones en una caricatura de lo que tendrían que ser y no son, ya que está imposibilitando el debate y que las propuestas en beneficio de los barakaldeses puedan ser aprobadas.

La especial interpretación de las reglas del juego democrático llevada a cabo por el mandatario barakaldes viene a demostrar que precisamente lo que temen los socialistas es que el debate se pueda dar en el Ayuntamiento de Barakaldo. Además en caso de que esas mociones fueran tratadas, dejarían bien a las claras que muchas de las iniciativas de la oposición son muchos más progresistas que las políticas estancadas y repetitivas llevadas a cabo por el PSE en Barakaldo.

En definitiva, la forma de actuar de Tontxu se puede denominar de muchas formas, menos democrática. Y prueba de ello es que incluso cuando una moción es sacada adelante, el Sr. Rodríguez se permite el lujo de incumplir el acuerdo del Pleno del Ayuntamiento. Ejemplo de ello, fue la moción presentada en julio de 2008 por el PNV para que el Ayuntamiento asumiera la colocación de detectores de humo en los hogares de los usuarios del Servicio de Atención Domiciliaria de nuestra ciudad. El costo de esa iniciativa rondaba los 50.000 €, según el propio equipo de Gobierno. Aunque esa propuesta fue aprobada en el pleno, Tontxu se ha negado a instalarlos asegurando que existen otras necesidades en que gastar el dinero de los barakaldeses. ¿Se referirá, por ejemplo, a los 46.052,05 € que el alcalde socialista se gastó en publicidad y propaganda el pasado mes de julio?

Los barakaldeses merecemos otros mandatarios que, además de demócratas, se preocupen del bienestar de sus vecinos más que de recuperar su deteriorada imagen.

El PSE de Barakaldo usa la mentira como estrategia política y comunicativa

El uso de la mentira en política es muy peligroso. Según los expertos, el político que es pillado mintiendo corre el riesgo del desprestigio y pierde a partir de ese momento toda credibilidad entre sus conciudadanos. Si esta teoría se cumple el PSE habría cometido dos errores graves ante los barakaldeses que les pueden pasar factura en cuanto a su credibilidad o mejor dicho la falta de la misma.

Julio no ha sido un buen mes para el portavoz del PSE barakaldes. En las últimas semanas ha quedado al descubierto que el uso de la mentira es utilizada de manera habitual en sus labores como representante de los vecinos de Barakaldo y como portavoz de los socialistas de nuestra ciudad. Este concejal, de una manera incomprensible y torpe, ha tratado de tergiversar en diferentes ocasiones una serie de hechos que han sido noticia estos días, intentando negar una realidad avalada por documentos que evidencian que esta persona está incapacitada para la política en Democracia. Porque el político que miente es enemigo de la Democracia, aunque haya sido elegido democráticamente.

En las últimas dos semanas las salidas de tono, los insultos y las falsedades empleadas por este concejal socialista no han pasado desapercibidas para nuestros vecinos, que han asistido a las torpes maniobras diseñadas para intentar manipular la realidad y han podido comprobar como el portavoz socialista ha quedado en entredicho y en el mayor de los ridículos cuando las víctimas de su campaña de falsedades y difamación han demostrado con documentos que este individuo había mentido descarada y deliberadamente a la opinión pública.

La primera de sus víctimas fue la portavoz de EAJ-PNV en Barakaldo, Amaia del Campo, quien recientemente anunció públicamente que renunciaba a su puesto de Directora-Gerente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda para centrarse en exclusiva a la labor de portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Ayuntamiento, una vez que su partido de forma unánime había  renovado su confianza en ella para disputar la Alcaldía de Barakaldo y después de haber cumplido los objetivos que se había marcado cuando asumió la dirección del CEDEMI. Durante el anuncio de su despedida esgrimió una serie de datos que avalaban que durante su gerencia la institución que dirigió había registrado los mejores resultados de su historia.

El portavoz socialista en cuestión ha querido llevar la guerra política al CEDEMI, en donde es representante por el Ayuntamiento de Barakaldo. Tras conocer la despedida de Amaia del Campo, el susodicho apareció en prensa insultando a la portavoz nacionalista y diciendo que los datos sobre la gestión empleados por ella eran mentira. Tuvieron que ser los propios responsables del PSE en la SPRI del Gobierno Vasco, los que le obligaran a rectificar a su compañero de partido, ya que los datos ofrecidos por Del Campo eran ciertos y figuraban en la memoria que el protagonista del suceso debería haber estudiado o sabido interpretar antes de salir a prensa. Eso o que su objetivo era intentar empañar la gestión de la portavoz del PNV aunque fuera mintiendo. Parece que éste es el verdadero objetivo de los socialistas, si tenemos en cuenta que en los últimos días han convertido a Amaia del Campo en centro de una campaña de insultos y mentiras en su blog oficial.

La segunda gran “metedura de pata” del socialista, la duda es si fue malintencionada como en el caso del PNV o si fue un “error”, tuvo como víctima al PP de Barakaldo a cuya portavoz también insultó reiteradamente, acusándola precisamente de mentir, sobre la asunción de la propuesta del sistema de alertas vía SMS para comerciantes. Una vez más el portavoz del PSE quedó en evidencia cuando desde el PP demostraron con un decreto de Alcaldía que la idea era de ellos y que quien estaba mintiendo era de nuevo el portavoz socialista.

El PSE de Barakaldo está actuando de una manera incomprensible para las personas que hacen seguimiento a diario de la actualidad municipal. La ciudadanía considera que este equipo de Gobierno está haciendo poco o nada por Barakaldo y, además, no comprende la virulencia de sus ataques contra la oposición y los medios de comunicación no afines. Se ha establecido la estrategia de que toda “verdad” que no salga de la boca de un representante del equipo de gobierno, es una mentira. Y toda mentira que sea dicha por el gobierno debe ser considerada por los barakaldeses y los periodistas como la más absoluta verdad. A la cabeza de esta campaña se encuentra el propio Tontxu Rodríguez, como ya tuvimos ocasión de analizar en otro artículo de este blog.

El juego sucio y los engaños no salen rentables a largo plazo. ¿Por qué? Porque minan la confianza. Y, sin confianza, la política constructora de futuro es imposible. Los fines políticos no pueden justificar medios inmorales. O sea, la veracidad, que está reconocida desde la Ilustración como condición previa fundamental para la sociedad humana, no sólo es un requisito para los ciudadanos individuales sino especialmente para los políticos.

Parece que el PSE de Barakaldo se ha lanzado a hacer suya las teorías del Ministro de Propaganda nazi Goebbels, quien dijo que “toda falsedad es más creíble cuanto mayor sea… y que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

En política no todo vale, y el PSE debería mostrar educación y consideración a los que no opinan como ellos. No pueden intentar manipular las mentes de nuestros vecinos ni insultar su inteligencia tergiversando de manera tan burda los hechos y la realidad. Como señala el intelectual italiano Paolo Flores D’Arcais, “la aniquilación de la verdad y la aniquilación de la democracia caminan al mismo ritmo, constituyen dos indicadores recíprocos y convergentes: las libertades públicas y las mentiras políticas circulan de forma inversamente proporcional”.

¡Respeto para los barakaldeses!

¿Hugo Chávez a la barakaldesa?

El grupo municipal del PSE de Barakaldo no lleva bien las críticas a su gestión. Es algo por todos conocidos que los socialitas barakaldeses no ven con buenos ojos que se cuestione cómo llevan el timón del Ayuntamiento, algo muy criticado en los últimos meses por la publicación de diferentes noticias periodísticas o por el propio informe del Tribunal Vasco de Cuentas que cuestionó la gestión de los Centros de Día de la Ciudad.

Hasta ahora el equipo de Gobierno ha tratado de contrarrestar los daños que esas noticias les podían generar a su partido y al alcalde Tontxu Rodríguez. Pero no siempre ha sido así, ya que algunos medios no han cedido a sus “presiones”. Primero fueron los periodistas de Deia los que vieron como desde el Área de Alcaldía impedían su acceso a diferentes ruedas de prensa, sin citar las innumerables ocasiones en las que de una u otra formas han venido obstaculizando su labor. Este hecho no es novedoso, ya que el propio ejecutivo de Patxi López está sometiendo a un continuado apartheid informativo al Grupo Noticias, del que forma parte el rotativo vizcaíno.

Pero parece que la lista negra de los medios proscritos va en aumento, ya que los socialistas barakaldeses han arremetido contra el blog BarakaldoDigital del que han llegado a decir que tiene el mismo ideario que Franco, y que está plagado de comentarios antidemocráticos. El motivo de este ataque ha sido una serie de reportajes publicados en dicho blog en el que se analizaban los sueldos de Tontxu Rodríguez, así como del resto de corporativos y personal eventual dependiente de los diferentes grupos políticos.

Está claro que el PSE de Barakaldo está acostumbrado a que los medios de comunicación, o por lo menos algunos, concretamente los que más dinero reciben de Alcaldía en concepto de inserciones publicitarias, digan amén y sólo publique el punto de vista del Alcalde y su equipo.

¿Estaremos ante un nuevo caso de Hugo Chávez a la barakaldesa, en la que el objetivo de los gobernantes en el poder es el control de los medios y si no su eliminación? Barakaldotarrok conoce lo que es la presión de quienes no admiten la crítica. En las últimas semanas hemos recibido un número preocupantes de comentarios en los que se nos ataca por haber escrito sobre Tontxu y los suyos. Agradecemos el interés mostrado, pero por respeto y educación a nuestros lectores no hemos publicado esas entradas, que como mínimo se puede decir que son malsonantes y maleducadas.

La tournée desesperada y continua de Tontxu por Barakaldo

De frente y del revés, por activa y por pasiva… cualquier disculpa es buena para el equipo de gobierno de Barakaldo para vender, volver a vender y requetevender una y otra vez las mismas obras y proyectos. En los últimos meses Tontxu Rodríguez y su séquito se dedican a visitar de manera desesperada las obras del Plan E. Buscan los réditos electorales para los que fueron concebidas dichas obras.

Tras el polémico anuncio de los recortes sociales anunciados por el Gobierno central de ZP, y que todo apunta serán seguidos a píes puntillas por el Lehendakari López, los expertos están profundizando y afinando sus análisis sobre la situación generada y en las implicaciones de la inacción de los Gobiernos socialistas de Madrid y Lakua.

ZP ha negado reiteradamente la situación de crisis y lo único que ha hecho ha sido parcheos, más pensados en clave de marketing electoral que en términos de eficacia y solución de los problemas. Mientras tanto, Patxi López sigue desaparecido y atento a cumplir sin salirse del guión las órdenes del presidente español, sin tener en cuenta las diferencias de la realidad y el ordenamiento vasco.

Los Planes E son un claro ejemplo de esa política improvisada. Los ciudadanos hemos visto como las calles de nuestros pueblos y ciudades era levantadas con la disculpa de generar empleo en el sector de la construcción. Lo cierto es que en muchos casos esas obras no eran necesarias y sólo han servido para generar un falso oasis en el árido desierto de la situación económica y laboral que los socialistas han tocado de muerte.

Barakaldo es un ejemplo de ello. Con cargo a los fondos ZP se han llevado a cabo innumerables obras que muchas veces ya estaban planificadas, presupuestadas y anunciadas reiteradamente en la prensa. Es el caso de las obras de regeneración de algunos barrios en el que sus vecinos se encuentran muy molestos con el resultado final. “De qué nos sirven las anchas aceras si no tenemos dónde aparcar nuestros vehículos”, se preguntan la gran mayoría de los barakaldeses de Rontegi, y así en la mayoría de las calles en donde los socialistas han invertido los fondos de ZP.

Tontxu y los suyos son conscientes del parón que a nivel municipal ha supuesto esta Legislatura. Un equipo sin ideas, al que la oposición le marca el ritmo. Los socialistas están viviendo de las rentas y han centrado todos sus objetivos en las obras del plan E. El problema es que esto se puede convertir en un boomerang, ya que las obras se han planificado mal, sin tener en cuenta aspectos imprescindibles como lo peligroso que puede llegar a resultar la eliminación de las plazas de aparcamiento de los vecinos, o porque finalmente y tras los recortes de ZP la ciudadanía comienza a percatarse de que el famoso Plan E no ha sido más que una pose estratégica en busca de votos. Mientras se ha dilapidado el dinero en levantar aceras una y otra vez se ha descuidado lo verdaderamente importante, la inversión en infraestructuras, en investigación y desarrollo.

Tontxu date prisa. Los vecinos saben que ha sido tu partido el causante de las medidas del recorte en el gasto público, que, de momento, afecta fundamentalmente a los pensionistas, a las jóvenes parejas que deseen tener un hijo, a los funcionarios…