Los socialistas convierten CEDEMI en un nuevo campo de batalla

Ya lo advertíamos la pasada semana que los socialistas habían decidido encender la mecha de un nuevo conflicto en Bizkaia, que viene a sumarse al ya conocido del Consorcio de Transportes. Fue el Alcalde de Barakaldo el que aprovechando una rueda de prensa para atacar al Diputado de Bizkaia, José Luis Bilbao, daba la pista de que el nuevo objetivo de los socialistas es el Cedemi.

En aquel momento, Tontxu Rodríguez advertía que no iban a admitir a la persona designada por Diputación para que relevara a Amaia del Campo al frente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda. El candidato es Juan Cruz Nieves, al que los propios socialistas han expulsado de su puesto de trabajo como gerente del Consorcio de Transportes.

La actitud de los representantes socialistas en el Consejo del Cedemi deja bien a las claras que estas personas no son de fiar, ya que han roto un acuerdos o pacto no escrito entre ambas instituciones de las que depende Cedemi, Diputación de Bizkaia (5 representantes) y otros 5 del Gobierno Vasco, a través de la SPRI, por el cual la persona encargada de gestionar la entidad y el presidente eran nombrados de manera rotatoria. Siendo en esta ocasión el PNV el encargado de dichas designaciones.

La capacidad o incapacidad de la persona propuesta  no ha sido más que una triste disculpa esgrimida por los socialistas que han puestos sus ojos en un nuevo trofeo de caza. Desde la llegada del “lehendakari” socialista a Ajuria Enea el ambiente y clima de colaboración interinstitucional se ha venido deteriorando gracias al comportamiento de los socialistas, que han convertido a sus representantes en arietes en la batalla entablada contra el PNV en la inminente disputa de Ayuntamientos y Diputaciones.

No hay más que repasar la hemeroteca para ver que el Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda no les preocupa lo más mínimo. El pasado mes de marzo se abrió la veda con las desafortunadas declaraciones de Tontxu Rodríguez, consejero socialista en Cedemi, en las que acusaba a Amaia del Campo de anomalías en la tramitación de las cuentas de la entidad durante el año anterior. La entonces responsable del Cedemi demostró con datos que Tontxu Rodríguez no decía la verdad y le acusó de un “supino desconocimiento” del funcionamiento de la entidad a la que pertenecía y de buscar el “enfrentamiento institucional”.

La segunda ofensiva contra el Cedemi la protagonizó el portavoz de los socialistas barakaldeses quien insultó y atacó a Amaia del Campo cuando anunció que abandonaba la dirección de la entidad para centrarse en su labor de portavoz de EAJ-PNV en el Ayuntamiento. En aquella ocasión el político socialista dijo que las cifras del balance de gestión eran falsas. Algo incomprensible, puesto que habían sido aprobadas por todos los consejeros de la institución, incluidos los socialistas.

A tenor de la forma de actuar que están teniendo los socialistas con estos asuntos, y sin querer resultar agoreros, podemos vaticinar la próxima defunción del Cedemi, gracias a la estrategia de enfrentamiento del PSE. Poco o nada les importan a los socialistas de Ezkerraldea la labor de esta institución, que tiene entre sus principales objetivos la ayuda a la generación de nuevas empresas en la comarca, que a su vez creen nuevos puestos de trabajo. ¿Tendrá algo que ver en todo esto la intención oculta pero nada disimulada de hacer de Inguralde, organismo que dirige el portavoz del PSE de Barakaldo, el sustituto de Cedemi?

Anuncios

Tontxu Rodríguez, un ejemplo de la política del enfrentamiento

Parece que el Alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, tendrá que volver a vérselas con la Justicia. ¿Y cuántas veces van ya en esta legislatura? En esta ocasión ha sido desde la Diputación de Bizkaia desde donde han solicitado la intervención del Ministerio Fiscal para denunciar a los actuales gestores del Consorcio de Transportes de Bizkaia –entre ellos el propio Tontxu Rodríguez, Alcalde de Barakaldo y presidente del CTB; Loly de Juan, alcaldesa de Basauri y el Viceconsejero de Transportes, Ernesto Gasco– por un presunto delito de prevaricación en la elección de Iñaki Prego como director gerente del Consorcio de Transportes.

En un episodio más de la guerra sin cuartel que han abierto los socialistas desde su llegada a Ajuria Enea, los “compañeros” de Tontxu decidieron reventar el clima de colaboración y cortesía que hasta entonces había reinado en numerosas instituciones y empresas en las que Lakua y la Diputación repartían su representatividad y poder.

Uno de los capítulos más graves es el que se ha escrito en torno al Consorcio de Transportes, en donde los nacionalistas han sido desplazados por los nuevos “inquilinos” del Gobierno vasco, para colocar a numerosos cargos socialistas. Y para caldear el ambiente el PSE decidió poner al frente de la presidencia del CTB a Tontxu, alguien con mucha experiencia en las lides de romper los puentes de entendimiento y diálogo con el resto de fuerzas políticas, fundamentalmente con el PNV, como ha demostrado en el Ayuntamiento de Barakaldo.

Los representantes nacionalistas en el CTB advirtieron por activa y por pasiva que el nombramiento de Prego podía incurrir en un delito de prevaricación, ya que con su designación se incumplía el artículo 18 de los estatutos del Consorcio, que exige dedicación exclusiva en el cargo, algo que no se cumple en el caso del nuevo Gerente socialista del CTB que es también consejero delegado de MetroBilbao. Por ello, el ente foral decidió llevar ante el Tribunal de lo Contencioso-Administrativo al Consorcio de Transportes vizcaíno para reclamar la suspensión del nombramiento.

Las advertencias de esa posible irregularidad no les han servido a los responsables socialistas para dar marcha atrás en sus decisiones.  Lejos de ello, han continuado actuando con una prepotencia inusual que ya empieza a caracterizarles desde que “gobiernan”. Es el caso de Tontxu Rodríguez que ayer arremetió con gran virulencia contra José Luis Bilbao, en una campaña que ha dejado al descubierto que el PSE va a utilizar todas las artimañas y recursos a su disposición para intentar arrebatar la Diputación a EAJ-PNV, aunque sea de la mano del PP, como ya hicieron con el Gobierno vasco.

Parece que los socialistas dan por finiquitado a Tontxu como candidato a la Alcaldía de Barakaldo, ya que si no nadie entendería el papel de mamporrero que le han asignado desde su partido. Cuando ayer no había terminado de arremeter contra la Diputación por el tema del CTB anunciaba que el próximo jueves los socialistas iban a abrir otro nuevo frente de ataque contra el Partido Nacionalista Vasco, y para ello iban a elegir como campo de enfrentamiento el CEDEMI, y como batalla la designación de la persona que será elegida como Gerente para sustituir a Amaia del Campo una vez que ésta decidió centrarse en su labor como portavoz de EAJ-PNV en el Ayuntamiento fabril.

Queda la duda de saber si Tontxu sigue un guión en su guerra contra el PNV o si lo hace de motu propio. En cualquier caso, en esa posible decisión de prescindir del Sr. Rodríguez también pueden pesar los pésimos resultados de las encuestas realizadas por el PSE a inicios del verano, y que dejaban a las claras que la figura de Tontxu era muy cuestionada no ya como gestor sino como personaje político. Los barakaldeses le hemos calado, y tras su aspecto bonachón se esconde un personaje bronco cuya gestión es muy, muy cuestionada.

El PSE de Barakaldo usa la mentira como estrategia política y comunicativa

El uso de la mentira en política es muy peligroso. Según los expertos, el político que es pillado mintiendo corre el riesgo del desprestigio y pierde a partir de ese momento toda credibilidad entre sus conciudadanos. Si esta teoría se cumple el PSE habría cometido dos errores graves ante los barakaldeses que les pueden pasar factura en cuanto a su credibilidad o mejor dicho la falta de la misma.

Julio no ha sido un buen mes para el portavoz del PSE barakaldes. En las últimas semanas ha quedado al descubierto que el uso de la mentira es utilizada de manera habitual en sus labores como representante de los vecinos de Barakaldo y como portavoz de los socialistas de nuestra ciudad. Este concejal, de una manera incomprensible y torpe, ha tratado de tergiversar en diferentes ocasiones una serie de hechos que han sido noticia estos días, intentando negar una realidad avalada por documentos que evidencian que esta persona está incapacitada para la política en Democracia. Porque el político que miente es enemigo de la Democracia, aunque haya sido elegido democráticamente.

En las últimas dos semanas las salidas de tono, los insultos y las falsedades empleadas por este concejal socialista no han pasado desapercibidas para nuestros vecinos, que han asistido a las torpes maniobras diseñadas para intentar manipular la realidad y han podido comprobar como el portavoz socialista ha quedado en entredicho y en el mayor de los ridículos cuando las víctimas de su campaña de falsedades y difamación han demostrado con documentos que este individuo había mentido descarada y deliberadamente a la opinión pública.

La primera de sus víctimas fue la portavoz de EAJ-PNV en Barakaldo, Amaia del Campo, quien recientemente anunció públicamente que renunciaba a su puesto de Directora-Gerente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda para centrarse en exclusiva a la labor de portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Ayuntamiento, una vez que su partido de forma unánime había  renovado su confianza en ella para disputar la Alcaldía de Barakaldo y después de haber cumplido los objetivos que se había marcado cuando asumió la dirección del CEDEMI. Durante el anuncio de su despedida esgrimió una serie de datos que avalaban que durante su gerencia la institución que dirigió había registrado los mejores resultados de su historia.

El portavoz socialista en cuestión ha querido llevar la guerra política al CEDEMI, en donde es representante por el Ayuntamiento de Barakaldo. Tras conocer la despedida de Amaia del Campo, el susodicho apareció en prensa insultando a la portavoz nacionalista y diciendo que los datos sobre la gestión empleados por ella eran mentira. Tuvieron que ser los propios responsables del PSE en la SPRI del Gobierno Vasco, los que le obligaran a rectificar a su compañero de partido, ya que los datos ofrecidos por Del Campo eran ciertos y figuraban en la memoria que el protagonista del suceso debería haber estudiado o sabido interpretar antes de salir a prensa. Eso o que su objetivo era intentar empañar la gestión de la portavoz del PNV aunque fuera mintiendo. Parece que éste es el verdadero objetivo de los socialistas, si tenemos en cuenta que en los últimos días han convertido a Amaia del Campo en centro de una campaña de insultos y mentiras en su blog oficial.

La segunda gran “metedura de pata” del socialista, la duda es si fue malintencionada como en el caso del PNV o si fue un “error”, tuvo como víctima al PP de Barakaldo a cuya portavoz también insultó reiteradamente, acusándola precisamente de mentir, sobre la asunción de la propuesta del sistema de alertas vía SMS para comerciantes. Una vez más el portavoz del PSE quedó en evidencia cuando desde el PP demostraron con un decreto de Alcaldía que la idea era de ellos y que quien estaba mintiendo era de nuevo el portavoz socialista.

El PSE de Barakaldo está actuando de una manera incomprensible para las personas que hacen seguimiento a diario de la actualidad municipal. La ciudadanía considera que este equipo de Gobierno está haciendo poco o nada por Barakaldo y, además, no comprende la virulencia de sus ataques contra la oposición y los medios de comunicación no afines. Se ha establecido la estrategia de que toda “verdad” que no salga de la boca de un representante del equipo de gobierno, es una mentira. Y toda mentira que sea dicha por el gobierno debe ser considerada por los barakaldeses y los periodistas como la más absoluta verdad. A la cabeza de esta campaña se encuentra el propio Tontxu Rodríguez, como ya tuvimos ocasión de analizar en otro artículo de este blog.

El juego sucio y los engaños no salen rentables a largo plazo. ¿Por qué? Porque minan la confianza. Y, sin confianza, la política constructora de futuro es imposible. Los fines políticos no pueden justificar medios inmorales. O sea, la veracidad, que está reconocida desde la Ilustración como condición previa fundamental para la sociedad humana, no sólo es un requisito para los ciudadanos individuales sino especialmente para los políticos.

Parece que el PSE de Barakaldo se ha lanzado a hacer suya las teorías del Ministro de Propaganda nazi Goebbels, quien dijo que “toda falsedad es más creíble cuanto mayor sea… y que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

En política no todo vale, y el PSE debería mostrar educación y consideración a los que no opinan como ellos. No pueden intentar manipular las mentes de nuestros vecinos ni insultar su inteligencia tergiversando de manera tan burda los hechos y la realidad. Como señala el intelectual italiano Paolo Flores D’Arcais, “la aniquilación de la verdad y la aniquilación de la democracia caminan al mismo ritmo, constituyen dos indicadores recíprocos y convergentes: las libertades públicas y las mentiras políticas circulan de forma inversamente proporcional”.

¡Respeto para los barakaldeses!

Cualquier disculpa, por cara que sea, es buena para vender a Tontxu

Una vez más la figura del Alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, vuelve a estar en el centro del huracán. El pasado día 20 Osakidetza conmemoraba el 55 Aniversario del Hospital de Cruces, y lo hizo con la celebración durante toda la jornada de una serie de pomposos espectáculos fuera de toda lógica en la época de crisis que vivimos.

La duda que a uno le queda es si lo que se quería homenajear era al centro hospitalario o si todo fue un burdo montaje por parte del PSE con el que buscaban vender la imagen de Tontxu Rodríguez, que se convirtió en el protagonista de la jornada. La sombra de la duda se extiende y el grupo de EAJ-PNV ha solicitado explicaciones en el Parlamento Vasco. “Esperamos que Osakidetza no esté pagando publirreportajes de la campaña electoral del Sr. Tontxu Rodríguez para la Alcaldía de Barakaldo”, según la parlamentaria jeltzale Fátima Ansotegi

Las quejas por lo desmedido de la conmemoración también se hicieron extensivas entre los trabajadores del centro hospitalario. Los sindicatos ELA, LAB y ESK criticaron esta conmemoración totalmente injustificada en momentos de crisis económica y de ajustes presupuestarios”. Los representantes de los trabajadores dijeron que sólo sirvió para el “auto-bombo” en los medios de comunicación.

Mientras las listas de espera de pacientes y las quejas de los usuarios por la pérdida de calidad en el servicio aumentan, y las reclamaciones por falta de personal y un empeoramiento de sus condiciones laborales son cada vez más habituales, el PSE, con Tontxu a la cabeza, se dedica a pasear por Gurutuzeta en tono triunfal, como si viviera una realidad paralela ajena a la crisis económica que nos afecta y acecha a los ciudadanos.

Una vez más Tontxu unido a saraos y a la polémica. ¿Estará el PSE buscando disculpas para pasear al Sr. Rodríguez y potenciar su imagen de cara  a la inminente campaña a la Alcadía baracaldesa? ¿Estará el Lehendakari Patxi López permitiendo que se paguen estas campañas y saraos con el dinero de todos los vascos y vascas, a través de los presupuestos del Gobierno vasco? ¿Es lógico que se anuncie desde Osakidetza que van a acabar con 102 puestos de trabajo en el Hospital de Cruces como medida contra la crisis y por otro lado se gaste el dinero en montar este tipo de espectáculos?