• Categorías

  • noviembre 2019
    L M X J V S D
    « Oct    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
  • Facebook

Los socialistas de Barakaldo otra vez nos han mentido y ya van…

Alfonso García junto a Tontxu presentando el libro "Vagos pero emprendedores"

No es la primera vez que alertamos del peligroso uso de la mentira que hacen los socialistas barakaldeses. Una y otra vez incurren en un error que ya se ha convertido en una costumbre: la de mentir a los barakaldeses.

En esta ocasión ha vuelto a ser el poli malo de la película, el que hace el trabajo sucio o da la cara para no desgastar la imagen de Tontxu Rodríguze el que nos ha querido engañar. El portavoz del PSE en el Ayuntamiento de Barakaldo se despachó a gusto el pasado viernes contra el PNV de la localidad y su portavoz, Amaia del Campo. El concejal socialista, responsable del Área de Infraestructuras aprovechó el contenido de un auto judicial sobre las escaleras de La Inmaculada que tergiversó a su conveniencia para atacar e insultar a la candidata a la alcaldía de Barakaldo por el Partido Nacionalista Vasco.

El compañero de Tontxu Rodríguez ha vuelto a mentir y ya van… Los barakaldeses comenzamos a estar hartos de esta clase de políticos que se creen que desde su cargo pueden engañar e insultar la inteligencia de los ciudadanos. El Partido Nacionalista Vasco ha vuelto a dejar en evidencia las falsedades y el estilo bronco del personaje, pero son los vecinos los que tenemos que ser conscientes de la clase de políticos que nos “gobiernan” desde el Ayuntamiento.

Desde aquí hacemos nuestras las palabras de la portavoz nacionalista, Amaia del Campo, quien con la sensatez que le faltan a Tontxu Rodríguez y su equipo, les ha pedido esta mañana mesura y respeto: “No es esa la imagen que los políticos debemos dar desde el Ayuntamiento. Al portavoz socialista tan sólo un consejo, que escuche a su compañera, a la concejala de Recursos Humanos, quien recientemente y respondiendo a un comunicado de un sindicato, decía: La descalificación personal siempre es un indicio de incapacidad y frustración de aquel que lo emplea para la defensa de sus argumentos. La virulencia verbal es por ello una muestra de incapacidad y sólo un vano intento intimidatorio. La frustración deriva del error de considerar que sólo con gestos agresivos se pueden conseguir nuestros objetivos“.