Si quieres que Euskadi avance: ¡vota PNV!


Nos jugamos mucho este domingo, nada menos que el futuro de nuestros hijos e hijas, de nuestros nietos y nietas. Tenemos la responsabilidad de decidir en manos de quién de los candidatos dejamos el futuro de Euskadi. Barakaldotarrok lo tiene claro: en las de Iñigo Urkullu, porque es el único que ha planteado propuestas para sacarnos de la crisis y que además ha planteado hacerlo con la ayuda y colaboración de todos, sin tener en cuenta las diferencias que separan a unos partidos de otros.

Durante esta campaña EAJ-PNV ha demostrado ser el único partido con propuestas concretas para los problemas que a todos nos preocupan. Algunos han intentado poner en marcha su campaña del miedo contra el PNV. Han tratado de obviar que Urkullu representa al mismo partido que en los años 80 sacó este país adelante mientras PSOE y PP cerraban una a una todas nuestras empresas, mientras los ministros socialistas decían que “la mejor política industrial es la que no se hace”.

EAJ-PNV plantea propuestas serias y concretas, planes concretos para sacar de nuevo al país adelante. Mientras otros piden 4 años más para seguir aumentando la deuda y dejando caer a Euskadi , mientras otros se esconden tras pancartas sin poner en marcha plan alguno para reactivar nuestra economía, EAJ-PNV se presenta ante la ciudadanía con compromisos concretos y el aval de la gestión realizada durante años en las instituciones.

En la campaña electoral del 2009, mientras Patxi López juraba y perjuraba que jamás pactaría con el PP, desde Ezkerraldea algunos alertaban que lo haría, como ya lo había hecho en Barakaldo o Portugalete. Muchos escuchaban incrédulos nuestras advertencias (sólo un 3,5% pensaba que se podía dar esa circunstancia. El mismo porcentaje que ahora opina que se pueden dar un pacto entre el PSE y EH Bildu).


Aquella noche electoral, cuando Patxi López comprobó que sus votos sumados a los del PP le aseguraban el sillón de Ajuria Enea, no tardó en desenmascararse y presentarse ante la ciudadanía como el nuevo lehendakari.

Como en el 2009, algunos asisten incrédulos a las mencionadas advertencias y, como entonces, su voluntad permanecerá oculta hasta la noche electoral. Patxi López faltó a su palabra en el 2009, ¿de verdad crees que no lo volverá a hacer? “Por sus hechos los conoceréis”.

Si quieres que Euskadi avence: el domingo, ¡vota PNV! Euskadi aurrera!

Anuncios

Del discurso del miedo a los cómplices silencios y las mentiras

El PSE lleva tiempo en campaña, aunque es más apreciable desde que su socio de gobierno, el PP, les dejó en la en la estacada por motivos electoralistas, sin poder culminar la legislatura. El objetivo es claro intentar mantener en Ajuria Enea a Patxi López. Y para ello no están escatimando esfuerzos ni recursos públicos de todas las vascas y vascos.

La pasada semana el Alcalde de Barakaldo y el de Coscojales realizaron una visita a los representantes de los centros regionales de Barakaldo. El encuentro tuvo lugar en una de estas asociaciones localizadas en Rontegi y, como ya es habitual, volvieron a lanzarles a los asistentes el discurso del miedo frente a los partidos nacionalistas, acompañado en esta ocasión por el de que ellos no van a realizar recortes en la sanidad y la educación, que para algo son socialistas de pro.

A Tontxu se le olvidó decir a los asistentes que esos recortes ya se están realizando y que él como alcalde de Barakaldo los está consintiendo. Osakidetza ha planteado un recorte de personal sanitario en el centro de Salud de Rontegi, que si nadie dice lo contrario se inaugurará en vísperas de las fiestas de Karmenak, en concreto el próximo viernes 13 de julio. Haciéndolo coincidir con esas fechas los gestores socialistas tratarán de evitar el enfado y las protestas de los vecinos de este barrio barakaldes. Además, el Gobierno de Patxi López está llevando a cabo una reordenación encubierta de la asistencia sanitaria de la localidad, que acarreará otro tipo de recortes, y de los cuales tampoco dijo nada ni el ejecutor ni el consentidor.

Todos estos recortes del Gobierno vasco han sido consentidos por el Alcalde de Barakaldo, por no haber alzado su voz en contra. Pero la actitud de Tontxu Rodríguez es todavía más vergonzosa, puesto que fue él mismo el que anunció en su día los servicios con los que iba a contar el ambulatorio de Rontegi. Pero bueno, queda en evidencia que parece que fue una mentira más. Al final, el alcalde pensará que como son los míos los que incumplen lo prometido pues está bien hecho, aunque afecte al bienestar de mis vecinos y vecinas.

A estas alturas los socialistas tienen que abandonar el discurso del miedo y la mentira. Han estado más de 3 años al frente del gobierno vasco, gracias al PP, y ahora vuelven a utilizar los viejos clichés ya habituales en las campañas del PSE. Por sus hechos les conoceréis, aunque en este caso es difícil porque, a parte de cobrar o vender ese magnífico tranvía que supuestamente circula por Barakaldo gracias a Patxi López y del que ni siquiera se ha colocado una traviesa, poco o nada han hecho en el Gobierno vasco.

Mucha “posadera” para tan poco asiento

Tontxu Rodríguez, cada vez más alejado de Barakaldo

Los mentideros barakaldeses están que arden ante el próximo relevo de Tontxu al frente de la Alcaldía de Barakaldo. Finalmente  parece que se ha deshojado la margarita y que su sustituto será el actual concejal de Cultura, Carlos Fernández. Por lo tanto, el eterno segundón, el portavoz socialista, Alfonso García, tendrá que seguir viendo los toros desde la barrera al verse relegado de su más ansiado deseo de ser el primer edil de Barakaldo.

¿Y, mientras tanto, qué ocurre con Tontxu? Dicen los que le conocen que se encuentra como los antiguos soldados que tenían que hacer la “mili” de manera obligatoria y que día a día iban tachando los números del calendario para así hacer más llevadero su regreso a casa. La fecha de salida vendrá marcada por el paso del 20-N, entonces y tal como ya avanzó Barakaldotarrok, Tontxu se incorporará como portavoz del PSE en las Juntas Generales de Bizkaia.

Algunos dicen que es un castigo, ya que no es una salida muy honrosa para el Alcalde de Barrakaldo, que recordemos es el único gran municipio que gobiernan los socialistas tras la debacle electoral del 22 de Mayo, en que perdieron las alcaldías de Donostia o Gasteiz.

Pero, ¿cuál es el problema? La situación creada tras la pérdida de las Alcaldías ha empujado al PSE a convertir el Gobierno vasco en una oficina de Lanbide en el que están recolocando a todos los que se han quedado sin sueldo en los Ayuntamientos en los que gobernaban. El último caso conocido ha sido el de Txema Oleaga, el portavoz del PSE en el Ayuntamiento de Bilbao, que lo han recolocado en la Administración de Patxi López, “gracias a sus méritos”, aunque para ello hayan tenido que dividir en dos una Dirección que ya estaba siendo ocupada por Nagore de los Ríos, persona de confianza del de Coscojales o el “hijo de Lalo”, como se conoce al actual lehendakari.

En definitiva, a Tontxu le ha pasado aquello de mucha “posadera” para tan poco asiento y se ha agarrado al último clavo ardiendo que parece quedar. En cualquier caso, hay que reconocerle a Antonio Julian Rodríguez Esquerdo, alias Tontxu, que esa maniobra no le puede salir tan mal, ya que la Legislatura está recién comenzada y por lo tanto va a contar con casi 4 años de sueldo como portavoz en Juntas, mientras que el resto de sus compañeros recolocados en Gobierno vasco saben que la cuenta atrás continúa y que es más que probable que en las próximas autonómicas el pacto que mantienen con el PP de Basagoiti no les sea suficiente como para perpetuarse en una sillas que no consiguieron con el apoyo popular a través de las urnas.

Frente PSE+PP = El que reparte se lleva la mejor parte

Aduciendo supuestas proporcionalidades obtenidas tras los resultos de los pasados comicios de mayo, socialistas y populares han acordado en Barakaldo el reparto de los órganos de poder municipales.

Los grandes perjudicados han sido PNV Barakaldo y Bildu a los que el pacto encubierto PPSOE les han ninguneado y restado representatividad tanto en las comisiones informativas como en los organismos autónomos locales o en los organismos colegiados de las entidades supra o extra municipales.

Algunos políticos deben creerse que los barakaldeses somos tontos, ya que mediante acuerdos, que en este caso ni siquiera se atreven a reconocer, de momento, se arrogan una representatividad que no han avalado nuestras vecinas y vecinos con sus votos en las urnas.

Es la segunda ocasión que el PP de Barakaldo salva la difícil situación en la que Tontxu Rodríguez y sus compañeros socialistas quedaron tras el batacazo electoral de mayo (pérdida de casi 6.000 votos y 3 concejales). La primera recordamos que fue cuando el PP no apostó por el cambio al frente de la Alcaldía.

Tanto entonces como ahora, el PP hizo lo contrario de lo que dijo que no iba a hacer. Ahora nos encontramos ante un pacto claramente encubierto por puros intereses electoralistas. Socialistas y populares han tomado nota de que los ciudadanos de este país siguen sin entender y respaldar ese acuerdo que mantiene a Patxi López en Ajuria Enea y por ello el pacto entre las dos formaciones se va a mantener, aunque sea en la sombra y guardando las formas. Además, no podemos olvidar que PP y PSOE se juegan las elecciones generales que les llevaran a gobernar en el Estado español, por lo que de momento hay que guardar las apariencias hasta que pasen los mencionados comicios.

Barakaldotarrok hasta ahora no se ha equivocado en sus vaticinios (dijimos que Tontxu seguiría siendo Alcalde gracias al PP y que ambas formaciones iban a pactar. En esta ocasión y viendo las comisiones que van a funcionar en el Ayuntamiento nos atravemos a augurar que el PP, cuando decida quitarse la careta, es decir cuando su acuerdo no suponga una amenaza para sus cálculos electorales, se hará cargo de las delegaciones de Tercera Edad, Seguridad ciudadana y propablemente Participación Ciudadana e Inguralde.

Algunos se están retratando tan descaradamente que sería mejor que se quitaran la careta tras la que tratan de ocultarse. Más que nada por dignidad y por respeto a los barakaldeses.

El PSE sigue sin desvelar si Tontxu Rodríguez repetirá como candidato a Alcalde

Es curioso oír hablar al cerebro gris del socialismo vasco, al secretario de Organización del PSE-EE y alcalde de Portugalete, Mikel Torres, sobre los próximas elecciones municipales de 2011. Y resulta curioso sobre todo por la capacidad de abstracción que demuestra a la hora de reinterpretar la actuación de su partido en los últimos años.

Con un lehendakari mantenido gracias al apoyo de los populares y con varias alcaldías en Bizkaia en las que PSE y PP comparten y sustentan el equipo de gobierno, como en el propio Portugalete o Basauri, el hombre de confianza de Patxi López se ha atrevido a anunciar que no habrá un futuro pacto a priori con los de Rajoy y Basagoiti. Lo mismo dijeron los socialistas en las autonómicas y la misma noche electoral López se lanzó a los brazos de los populares sin ningún tipo de rubor y a la desesperada tras comprobar el descalabro de unos resultados que demostraron que su proyecto no era avalado por la sociedad vasca que volvía a dar el triunfo a Ibarretxe.

Llama la atención que el anuncio haya servido además para realizar su análisis sobre la situación de algunos municipios y los cabezas de lista que disputarán las Alcaldías. Menciona la importancia del “caladero” de votos de Ezkerraldea y curiosamente no menciona al mayor de los municipios, es decir Barakaldo.

Si Tontxu Rodríguez será de nuevo el candidato o no sigue siendo un misterio, y las declaraciones de Torres poco o nada han servido para resolver la incógnita . Son muchas las variables que los mandatarios socialistas deben estar sopesando para volver a dar por buena la candidatura del actual Alcalde de Barakaldo. Entre otras, el descenso de popularidad de Tontxu debido a las noticias que a lo largo de los últimos meses han venido apareciendo y que han puesto en entredicho la supuesta transparencia en la gestión del mandatario socialista. También estarán pendientes de esperar al final del verano para conocer los nombres de las personas que encabezarán las listas de partidos como UPyD o el Partido Social y Vasco (surgido de la escisión de los socialistas en Sestao y que ha anunciado que se presentará en otros municipios del Gran Bilbao, entre ellos en Barakaldo), ya que ambos partidos por su ideología y perfil pueden restar votos al PSE.

Lo único cierto es que a estas alturas el único partido que tiene no sólo elegido a su aspirante a la Alcaldía sino al equipo que le acompañará es el Partido Nacionalista Vasco, que ha vuelto a confiar en su actual portavoz, Amaia del Campo. La incógnita tampoco está resuelta respecto al PP, EB o incluso la izquierda abertzale (de la que queda saber si como hace cuatro años le permitirán presentarse a las elecciones).

Cualquier disculpa, por cara que sea, es buena para vender a Tontxu

Una vez más la figura del Alcalde de Barakaldo, Tontxu Rodríguez, vuelve a estar en el centro del huracán. El pasado día 20 Osakidetza conmemoraba el 55 Aniversario del Hospital de Cruces, y lo hizo con la celebración durante toda la jornada de una serie de pomposos espectáculos fuera de toda lógica en la época de crisis que vivimos.

La duda que a uno le queda es si lo que se quería homenajear era al centro hospitalario o si todo fue un burdo montaje por parte del PSE con el que buscaban vender la imagen de Tontxu Rodríguez, que se convirtió en el protagonista de la jornada. La sombra de la duda se extiende y el grupo de EAJ-PNV ha solicitado explicaciones en el Parlamento Vasco. “Esperamos que Osakidetza no esté pagando publirreportajes de la campaña electoral del Sr. Tontxu Rodríguez para la Alcaldía de Barakaldo”, según la parlamentaria jeltzale Fátima Ansotegi

Las quejas por lo desmedido de la conmemoración también se hicieron extensivas entre los trabajadores del centro hospitalario. Los sindicatos ELA, LAB y ESK criticaron esta conmemoración totalmente injustificada en momentos de crisis económica y de ajustes presupuestarios”. Los representantes de los trabajadores dijeron que sólo sirvió para el “auto-bombo” en los medios de comunicación.

Mientras las listas de espera de pacientes y las quejas de los usuarios por la pérdida de calidad en el servicio aumentan, y las reclamaciones por falta de personal y un empeoramiento de sus condiciones laborales son cada vez más habituales, el PSE, con Tontxu a la cabeza, se dedica a pasear por Gurutuzeta en tono triunfal, como si viviera una realidad paralela ajena a la crisis económica que nos afecta y acecha a los ciudadanos.

Una vez más Tontxu unido a saraos y a la polémica. ¿Estará el PSE buscando disculpas para pasear al Sr. Rodríguez y potenciar su imagen de cara  a la inminente campaña a la Alcadía baracaldesa? ¿Estará el Lehendakari Patxi López permitiendo que se paguen estas campañas y saraos con el dinero de todos los vascos y vascas, a través de los presupuestos del Gobierno vasco? ¿Es lógico que se anuncie desde Osakidetza que van a acabar con 102 puestos de trabajo en el Hospital de Cruces como medida contra la crisis y por otro lado se gaste el dinero en montar este tipo de espectáculos?

Cuando los bolsillos de cristal están empañados…

El líder de los socialistas vascos y actual Lehendakari, Patxi López, realizó hace un año un bonito brindis al sol. Demandó de sus compañeros que iban a ocupar altas responsabilidades en el ejecutivo autónomo que llevarán a cabo una gestión austera y honrada de los recursos públicos. Lo que vino en llamar los “bolsillos de cristal”.

Las intenciones podían haber sido buenas, aunque los hechos parecen demostrar que sólo se trataban de declaraciones de cara a la galería. Según ha denunciado el grupo parlamentario de EAJ-PNV, en los últimos ocho meses el ejecutivo socialista ha gastado en publicidad 5.644.921,69 €. Si bien la cifra de por sí ya es escandalosa en los tiempos de crisis que corren, lo más preocupante es la fórmula que han empleado los de Patxi López, ya que los contratos publicitarios se han fraccionado para evitar que tuvieran que salir a concurso público y de esta forma poder adjudicarlos a las empresas del gusto del PSE.

Este proceder parece ser la fórmula habitual empleada por los cargos socialistas, como demostró recientemente Deia en una investigación en la que denunciaba como el Alcalde de Barakaldo, el socialista Tontxu Rodríguez, había adjudicado numerosos contratos relacionados con aspectos protocolarios a la actual Directora de Turismo de Gobierno Vasco, Isabel Muela, aún en contra de los informes emitidos por el interventor municipal.

Hay muchas formas de publicitar la acción de gobierno de nuestros mandatarios. La más habitual empleada por los socialistas vascos es la compra de espacios publicitarios a los medios de comunicación amigos, o la realización de costosas campañas de publicidad encargadas a las agencias pertenecientes a los mismos grupos empresariales. En definitiva, todo queda en casa, ya que los beneficiados suelen ser las mismas empresas periodísticas que devuelven el favor de quien les paga realizando una cobertura informativa alejada, en la mayoría de los casos, de toda ética periodística, puesto que se prestan a seguir los dictados del que paga.

Barakaldo es un ejemplo de ello. Barakaldotarrok publicó recientemente que el PSE de Barakaldo había pagado 150.000 € a El Correo por la realización de diferentes campañas. Muchos barakaldeses comprendemos ahora porque el periódico de Vocento ha llegado a convertirse en el medio de comunicación oficial de la Alcaldía barakaldesa. La labor de El Correo, más la puesta en marcha de costosas campañas publicitarias desde el Ayuntamiento, lo único que buscan es recuperar la deteriorada y cuestionada imagen de Rodríguez. Un ejemplo, la puesta en marcha de la campaña por los 100.000 habitantes y que, de momento, nos ha costado a los barakaldeses 70.000 €.

El proceder de los socialistas vascos, bien en Barakaldo o en Ajuria Enea, es preocupante. Ni su gestión resulta austera y mucho menos transparente. Sigue un mismo patrón, que lo único que demuestra es que los bolsillos puede que sean de cristal. El problema es que están empañados.