Socialistas a la caza del sillón

Tontxu franqueado por los supuestos candidatos a sustituirle

La noticia se producirá más pronto que tarde  y a nadie le pillará fuera de juego. Los círculos cercanos al PSE de Bizkaia lo confirman y nadie lo desdice. Todo lo contrario, es el propio Tontxu el que a bombo y platillo lanza el mensaje a discrección.

Barakaldotarrok ya lo lleva adviertiendo y otros medios de comunicación se han hecho eco de la información.

Todas las fuentes coinciden en lo mismo, Tontxu lleva tiempo rogando y llorando por las esquinas que lo saquen de Barakaldo, y parece que la insistencia ha dado su fruto.

¿Pero a qué esperan?: Guerra interna a la vista

Tontxu parece ser que aceptó ser de nuevo el candidato socialista a la Alcaldía de Barakaldo. Pero la condición era clara: mantenerse como candidato, y aprovechar su “tirón”, a cambio de salir de Barakaldo en cuanto pasaran las elecciones. La ejecutiva bizkaina aceptó el ordago sin prever el tortazo electoral del PSE de Barakaldo (la candidatura de Tontxu perdió más de 6.000 votos y, en consecuencia, 3 concejales).

Ahora ha llegado el momento de mover a Tontxu y de “recompensarle” por su “excelente trabajo”.

Las hipótesis sobre el momento de la salida de Tontxu son variadas. Las hay desde las que la fijan en la Navidad, y Barakaldotarrok es de esta opinión, y los hay que piensan que el ritmo para su salida lo marcará la negociación para la configuración de un gobierno estable en el Ayuntamiento de Barakaldo.

Las preferencias socialistas parecen claras a a la hora de elegir compañero de viaje: el PP (estratégicamente no les conviene pactar con PNV Barakaldo, ya que los resultados al alza del partido de Amaia del Campo les convierte en clara alternativa a gobernar). Los populares han consentido la permanencia del PSE y de Tontxu al frente de la Alcaldía y, dadas las malas relaciones entre socialistas y populares en Barakaldo, la salida de Rodríguez de Barakaldo podría ser interpretado como un gesto por el electorado del PP que siguen sin entender que los socialistas “gobiernen” el Ayuntamiento barakaldes. La salida de Tontxu allanaría el camino de los populares a admitir públicamente, y sin rubor, un pacto con el PSE, pero la duda está en quien será el sustituto político de Tontxu al frente del Consistorio barakaldes.

Dos son los nombres que suenan, y precisamente esta doble alternativa es la que está ralentizando el acuerdo. Por una parte, se oye el nombre del actual portavoz socialista, Alfonso García. Quienes le conocen dicen que lleva años peleando por el puesto de Tontxu y consideran que no admitirá que “después de todo lo que ha hecho por el partido”, éste le siga relegando al puesto de portavoz y mamporrero de la oposición.

El otro candidato que suena es Carlos Fernández, el actual concejal de Cultura. Este antiguo empleado de Ikea es considerado por las filas siocialistas como alguien “demasiado gris” como para sustituir a un “personaje de peso” como Tontxu.

Algunas voces definen la situación como “socialistas a la caza del sillón”. Pero lo que no cabe lugar a dudas es que las quienielas están abiertas, y según dicen las personas que conocen los entresijos de la familia socialista barakaldesa, no se resolverá hasta que lo decida el verdadero Alcalde de Barakaldo, el poder en la sombra, Jesús María González Suances.

Barakaldotarrok seguirà informando.

Anuncios

¿PP y PSE caminan juntos hacia el altar? El pacto PPSOE podría estar cada vez más cerca

El pasado lunes, 20 de junio, el PSE de Barakaldo comenzó una serie de contactos con el resto de partidos con representación en el Ayuntamiento. El objetivo es, según los socialistas, tratar de conseguir un acuerdo que dé “estabilidad” para el Gobierno municipal durante la legislatura.

El orden seguido para llevar a cabo los encuentros fue de menor a mayor, o lo que es lo mismo, primero IU, y en último lugar el PNV, pasando por Bildu y el PP. Lo cierto es que poco o nada ha transcurrido de las reuniones a las que acudieron el portavoz del PSE de Barakaldo y otros dos miembros de la ejecutiva socialista fabril. Sí ha transcendido la imagen de debilidad ofrecida por el equipo que actualmente gobierna el Ayuntamiento de Barakaldo, que debido a los desastrosos resultados electorales se ve obligado a buscar compañero de viaje en la legislatura recién iniciada.

A tenor de los movimientos realizados queda en evidencia que el PSE tiene prisa por oficializar, cuanto antes, el pacto que le lleve hasta 2015 al frente de la Alcaldía. A lo largo de esta mañana han visitado el Ayuntamiento de Barakaldo el Secretario de Organización del PSE de Bizkaia, Iñaki Egaña, así como la portavoz del PP de Bizkaia, Esther Martínez. Los comentarios al respecto han sido claros por parte de algunos funcionarios y trabajadores municipales: “¡Están cerrando el pacto!”.

De producirse este acuerdo, nada disparatado si tenemos en cuenta que Tontxu sigue siendo Alcalde gracias al PP de Barakaldo, los barakaldeses tendríamos que soportar el pacto PPSOE, que en estos momentos sustenta a Patxi López en la Lehendakaritza. Para algunos puede suponer un drama, otros constarán que el aviso del pacto realizado durante la campaña por la candidata del PNV, Amaia del Campo, no era un brindis al sol. Lo cierto es que este pacto ya lo conocimos los barakaldeses durante los años 2004-2007. La conclusión de aquel período: la subida indiscriminada de un 500% del impuesto de la plusvalía ordenada por el PP y apoyada por el PSE, que afectó a más de 2.500 familias barakaldesas… O la denuncia interpuesta recientemente por la izquierda abertzale contra Tontxu y otros concejales del PSE y del PP por un presunto delito de prevaricación relacionada con la forma en que se adjudicaron las viviendas de La Siebe.

Lo cierto es que el partido “elegido” o que se deje elegir para compartir gobierno con Tontxu y los suyos puede estar metiéndose en un laberinto sin salida que le puede reportar más prejuicios que beneficios. La situación económica del Ayuntamiento es calamitosa. Las cuentas no dan y el PSE, junto con el partido que le acompañe en este viaje, se van a ver obligados a subir los impuestos de los barakaldeses o a recortar servicios o programas municipales. Ambas medidas nada “populares”.

En definitiva, los socialistas ofrecen un caramelo envenenado, ¿quién será el que decida comérselo con envoltorio y todo? Para Barakaldotarrok la cosa empieza a estar clara.

En Navidad llega el turrón y Tontxu se va

Tontxu con la makila (foto de Barakaldo Digital)

Los resultados electorales del 22 de Mayo han dejado un difícil panorama para Tontxu y los socialistas barakaldeses. La pérdida de más de 6.000 votos por parte del PSE ha conllevado una merma de representación en el pleno, de 11 a 8 concejales, lo que les obliga a buscar un pacto urgente que les asegure la acción de gobierno en los próximos cuatro años. A parte de eso, los corros de las familias socialistas barakaldeses exigen responsabilidades por un pírrico resultado del que responsabilizan a Tontxu y su equipo.

El pasado sábado Tontxu volvió a ser reelegido alcalde, y según la portavoz jeltzale Amaia del Campo ha sido posible después de que ni PP, ni Bildu ni EB hayan respondido a las ansias de cambio planteadas por los barakaldeses. Es totalmente respetable la actitud de cada partido, y que cada fuerza política se haya votado a si misma, lo que no es de recibo es que algunos intenten tomar el pelo a las vecinas y vecinos.

El PP de Barakaldo, en boca de su portavoz Amaya Fernández, aseguró durante la campaña y después también que con sus votos no iba a aupar a Tontxu Rodríguez a la Alcaldía. La popular cumplió su palabra y no le votó durante el pleno de investidura,  pero aún así le aseguró la alcaldía al PSE, valiéndose para ello de la maniobra de votarse a si misma.

El PSE no puede gobernar en este nuevo escenario, por lo que tiene que buscar cuanto antes un acuerdo. En la última legislatura se valió de EB (lo que le ha pasado factura a la formación de izquierdas que ha perdido 1 de los 2 concejales con los que contaba). En esta ocasión esta fórmula no le va a servir, ya que ambas formaciones no suman los 13 concejales que garantizan la mayoría absoluta del Pleno.

Las cifras sí les dan a los socialistas si suman sus votos a los del PP. Algo que vendría a confirmar la estrategia frentista de populares y socialistas que ya mantienen desde el Gobierno vasco. De todas formas, en el caso de Barakaldo existe un problema y es que las relaciones personales entre el PP y el PSE de la localidad están rotas, gracias a la actitud maleducada y frentista que los socialistas han mantenido contra Amaya Fernández a la que han insultado y denigrado en público en numerosas ocasiones durante la pasada legislatura.

La solución a este entuerto es fácil: por una parte, la salida de Tontxu Rodríguez de Barakaldo, algo que el mismo mandatario socialista fija para las próximas navidades, vendría a allanar el abrupto camino de las actuales relaciones rotas. La otra alternativa es la imposición de un pacto con el PSE, por parte de la ejecutiva del PP a su partido en Barakaldo  (como ha sucedido con la elección de Tontxu Rodríguez, con la desautorización pública de Basagoiti a los deseos del PP barakaldes).

Barakaldo y nuestras vecinas y vecinos no se pueden permitir una situación de parón institucional. Son muchos los proyectos que se han de poner en marcha para que la ciudad siga en marcha y sobre todo es prioritario luchar contra el paro, que en estos momentos azota a cerca de 8.400 barakaldeses. Barakaldotarrok aseguró al día siguiente de las elecciones que Tontxu iba a volver a ser alcalde, en esta ocasión nos atrevemos a augurar, de nuevo, un pacto PP y PSE en Barakaldo. El cambio no ha sido posible y los vecinos tienen que saber quienes son los responsables no sólo de que Tontxu se mantenga en el poder sino del futuro acuerdo entre populares y socialistas.

Habemus Alcalde: Habemus Tontxu

Larga y tensa noche de resultados electorales. Los nervios se entremezclaban con las caras de ilusión y alegría de algunos y con las de angustia, miedo y agobio de otros. Mientras la candidatura de EAJ-PNV, con Amaia del Campo a la cabeza, disfrutaba eufórica en Sabin Etxea de los magníficos resultados obtenidos, las caras de Tontxu y los suyos eran un poema en el Hotel Domine de Bilbao, en donde ni siquiera la llegada de Isabel Muelas sirvió de consuelo para el malogrado candidato socialista barakaldes.

El 22 M va a pasar a la historia de los comicios electorales de Barakaldo. Frente al ascenso en votos de PNV Barakaldo (de 5 a 7 concejales), la debacle del PSE de Tontxu, que con su “particular” manera de “gobernar” el Ayuntamiento de Barakaldo desde la lejanía y la prepotencia, le han llevado a que su partido logre la cifra más baja de votos en unas municipales desde las elecciones de 1979.

Han sido dos formas diferentes de hacer política en los últimos cuatros años. Frente a la cercanía y la naturalidad de Amaia del Campo y su equipo, la “forma de hacer política de los 11 concejales del PSE”, ahora 8 tras el fracaso electoral de ayer.

En el camino, los otros partidos. Con un impresionante y esperable ascenso de Bildu en el Ayuntamiento con 4 ediles (aunque no tanto como había pronosticado la persona de confianza de Tontxu, que “según sus encuestas: el PSE se mantenía o incluso subía, Bildu subía a 5 y el PNV recibía un fuerte varapalo bajando de los cinco concejales”. En fin, que esta señora nos diga quienes les hacen las encuestas para no contratarles, porque no dan ni una). El PP también sube un concejal, supuestamente del voto español del PSE desencantado con la situación económica del país y que pide un cambio de ZP por Rajoi). EB pierde un concejal, previsible, teniendo en cuenta que han estado 4 años desaparecidos en el Ayuntamiento, y eso es algo que se paga. Del resto de fuerzas poco que decir: Aralar, con más voluntad que otra cosa y el PSyV, que de ellos solo se supo que pusieron un cartel con su candidata en la Herriko Plaza.

Ahora llegan los pactos, acuerdos, cambalaches… Pero tranquilos, según se oía hoy en el Ayuntamiento, la cosa ya está hecha. El PP acordará con el PSE porque “la cosa viene de arriba” y de esa forma Tontxu y los suyos se perpetuarán cuatro años más en el poder. De nada servirá el cansancio de los barakaldeses ni sus ganas de cambio. Atrás quedarán los desplantes y los insultos personales de los socialistas a la portavoz del PP, así como las promesas de ésta durante la campaña: “El voto al PP no servirá para aupar al candidato socialista a la Alcaldía“.

Está claro que PSE y PP coinciden en muchas cosas, entre ellas en la falta de palabra. Así lo demostró Patxi López cuado dijo que no pactaría con el PP y así lo hará Amaya Fernández con Tontxu. El “Todo por la patria” está asegurado en Barakaldo.

Los socialistas apuestan por Tontxu y la oposición se alegra

Ya es un hecho. Tontxu será de nuevo el candidato del PSE a la Alcaldía de Barakaldo. El anuncio se ha hecho esperar, pero ya está confirmado. Los socialistas vascos han debido pensar que Rodríguez es un candidato de peso para asegurar la plaza de Barakaldo.

Con la nominación de Tontxu parece despejarse el plantel de candidatos a la Alcaldía del segundo municipio de Bizkaia. Los primeros en elegir a su candidata fueron los de EAJ-PNV, quienes han puesto de nuevo su confianza y esperanza en Amaia del Campo. En segundo lugar se oficializó la candidatura de la candidata del PP, Amaya Fernández. Y por último han sido los socialistas los que han anunciado a su candidato a través de su medio amigo: El Correo.

Falta saber quienes serán los primeros espadas del resto de formaciones. Si Amaia Martínez representará a IU o no es toda una duda, ya que lleva toda la legislatura desaparecida desde que priorizó su carrera profesional con tareas de responsabilidad al frente de un sindicato de transportes de Bizkaia. Lo mismo ocurre con la Izquierda Abertzale, que esta legislatura está representada por 3 concejales de ANV, que en la actualidad continúan en el Ayuntamiento aunque como no adscritos. Se desconoce también el nombre de los candidatos de UPyD y de PSV (excisión de los socialistas de Sestao, que han anunciado que optarían a las alcaldías de la mayoría de los municipios de Ezkerraldea, entre ellos Barakaldo).

Entre la oposición se escuchan comentarios de satisfacción. La presencia de Tontxu como candidato es visto como una oportunidad en lugar de una amenaza, ya que la imagen del actual alcalde barakaldes está muy tocada tras las numerosas noticias que a lo largo de esta legislatura han puesto en entredicho la gestión del primer edil socialista. Si hay algo que está caracterizando esta segunda legislatura de Tontxu es la falta de transparencia, las noticias relacionadas con la publicación de sentencias judiciales contrarias a su gestión y la inacción, ya que tan sólo ha buscado rentabilizar su imagen con las obras de los Planes E financiados por el Gobierno español. En definitiva, cuatro años desaprovechados para Barakaldo, en los que no se han puesto en marcha ningún gran proyecto. ¿O estarán esperando al inicio de la campaña para las inauguraciones y nuevas promesas electorales?

El PSE sigue sin desvelar si Tontxu Rodríguez repetirá como candidato a Alcalde

Es curioso oír hablar al cerebro gris del socialismo vasco, al secretario de Organización del PSE-EE y alcalde de Portugalete, Mikel Torres, sobre los próximas elecciones municipales de 2011. Y resulta curioso sobre todo por la capacidad de abstracción que demuestra a la hora de reinterpretar la actuación de su partido en los últimos años.

Con un lehendakari mantenido gracias al apoyo de los populares y con varias alcaldías en Bizkaia en las que PSE y PP comparten y sustentan el equipo de gobierno, como en el propio Portugalete o Basauri, el hombre de confianza de Patxi López se ha atrevido a anunciar que no habrá un futuro pacto a priori con los de Rajoy y Basagoiti. Lo mismo dijeron los socialistas en las autonómicas y la misma noche electoral López se lanzó a los brazos de los populares sin ningún tipo de rubor y a la desesperada tras comprobar el descalabro de unos resultados que demostraron que su proyecto no era avalado por la sociedad vasca que volvía a dar el triunfo a Ibarretxe.

Llama la atención que el anuncio haya servido además para realizar su análisis sobre la situación de algunos municipios y los cabezas de lista que disputarán las Alcaldías. Menciona la importancia del “caladero” de votos de Ezkerraldea y curiosamente no menciona al mayor de los municipios, es decir Barakaldo.

Si Tontxu Rodríguez será de nuevo el candidato o no sigue siendo un misterio, y las declaraciones de Torres poco o nada han servido para resolver la incógnita . Son muchas las variables que los mandatarios socialistas deben estar sopesando para volver a dar por buena la candidatura del actual Alcalde de Barakaldo. Entre otras, el descenso de popularidad de Tontxu debido a las noticias que a lo largo de los últimos meses han venido apareciendo y que han puesto en entredicho la supuesta transparencia en la gestión del mandatario socialista. También estarán pendientes de esperar al final del verano para conocer los nombres de las personas que encabezarán las listas de partidos como UPyD o el Partido Social y Vasco (surgido de la escisión de los socialistas en Sestao y que ha anunciado que se presentará en otros municipios del Gran Bilbao, entre ellos en Barakaldo), ya que ambos partidos por su ideología y perfil pueden restar votos al PSE.

Lo único cierto es que a estas alturas el único partido que tiene no sólo elegido a su aspirante a la Alcaldía sino al equipo que le acompañará es el Partido Nacionalista Vasco, que ha vuelto a confiar en su actual portavoz, Amaia del Campo. La incógnita tampoco está resuelta respecto al PP, EB o incluso la izquierda abertzale (de la que queda saber si como hace cuatro años le permitirán presentarse a las elecciones).

El PSE de Barakaldo usa la mentira como estrategia política y comunicativa

El uso de la mentira en política es muy peligroso. Según los expertos, el político que es pillado mintiendo corre el riesgo del desprestigio y pierde a partir de ese momento toda credibilidad entre sus conciudadanos. Si esta teoría se cumple el PSE habría cometido dos errores graves ante los barakaldeses que les pueden pasar factura en cuanto a su credibilidad o mejor dicho la falta de la misma.

Julio no ha sido un buen mes para el portavoz del PSE barakaldes. En las últimas semanas ha quedado al descubierto que el uso de la mentira es utilizada de manera habitual en sus labores como representante de los vecinos de Barakaldo y como portavoz de los socialistas de nuestra ciudad. Este concejal, de una manera incomprensible y torpe, ha tratado de tergiversar en diferentes ocasiones una serie de hechos que han sido noticia estos días, intentando negar una realidad avalada por documentos que evidencian que esta persona está incapacitada para la política en Democracia. Porque el político que miente es enemigo de la Democracia, aunque haya sido elegido democráticamente.

En las últimas dos semanas las salidas de tono, los insultos y las falsedades empleadas por este concejal socialista no han pasado desapercibidas para nuestros vecinos, que han asistido a las torpes maniobras diseñadas para intentar manipular la realidad y han podido comprobar como el portavoz socialista ha quedado en entredicho y en el mayor de los ridículos cuando las víctimas de su campaña de falsedades y difamación han demostrado con documentos que este individuo había mentido descarada y deliberadamente a la opinión pública.

La primera de sus víctimas fue la portavoz de EAJ-PNV en Barakaldo, Amaia del Campo, quien recientemente anunció públicamente que renunciaba a su puesto de Directora-Gerente del Centro de Desarrollo Empresarial de la Margen Izquierda para centrarse en exclusiva a la labor de portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Ayuntamiento, una vez que su partido de forma unánime había  renovado su confianza en ella para disputar la Alcaldía de Barakaldo y después de haber cumplido los objetivos que se había marcado cuando asumió la dirección del CEDEMI. Durante el anuncio de su despedida esgrimió una serie de datos que avalaban que durante su gerencia la institución que dirigió había registrado los mejores resultados de su historia.

El portavoz socialista en cuestión ha querido llevar la guerra política al CEDEMI, en donde es representante por el Ayuntamiento de Barakaldo. Tras conocer la despedida de Amaia del Campo, el susodicho apareció en prensa insultando a la portavoz nacionalista y diciendo que los datos sobre la gestión empleados por ella eran mentira. Tuvieron que ser los propios responsables del PSE en la SPRI del Gobierno Vasco, los que le obligaran a rectificar a su compañero de partido, ya que los datos ofrecidos por Del Campo eran ciertos y figuraban en la memoria que el protagonista del suceso debería haber estudiado o sabido interpretar antes de salir a prensa. Eso o que su objetivo era intentar empañar la gestión de la portavoz del PNV aunque fuera mintiendo. Parece que éste es el verdadero objetivo de los socialistas, si tenemos en cuenta que en los últimos días han convertido a Amaia del Campo en centro de una campaña de insultos y mentiras en su blog oficial.

La segunda gran “metedura de pata” del socialista, la duda es si fue malintencionada como en el caso del PNV o si fue un “error”, tuvo como víctima al PP de Barakaldo a cuya portavoz también insultó reiteradamente, acusándola precisamente de mentir, sobre la asunción de la propuesta del sistema de alertas vía SMS para comerciantes. Una vez más el portavoz del PSE quedó en evidencia cuando desde el PP demostraron con un decreto de Alcaldía que la idea era de ellos y que quien estaba mintiendo era de nuevo el portavoz socialista.

El PSE de Barakaldo está actuando de una manera incomprensible para las personas que hacen seguimiento a diario de la actualidad municipal. La ciudadanía considera que este equipo de Gobierno está haciendo poco o nada por Barakaldo y, además, no comprende la virulencia de sus ataques contra la oposición y los medios de comunicación no afines. Se ha establecido la estrategia de que toda “verdad” que no salga de la boca de un representante del equipo de gobierno, es una mentira. Y toda mentira que sea dicha por el gobierno debe ser considerada por los barakaldeses y los periodistas como la más absoluta verdad. A la cabeza de esta campaña se encuentra el propio Tontxu Rodríguez, como ya tuvimos ocasión de analizar en otro artículo de este blog.

El juego sucio y los engaños no salen rentables a largo plazo. ¿Por qué? Porque minan la confianza. Y, sin confianza, la política constructora de futuro es imposible. Los fines políticos no pueden justificar medios inmorales. O sea, la veracidad, que está reconocida desde la Ilustración como condición previa fundamental para la sociedad humana, no sólo es un requisito para los ciudadanos individuales sino especialmente para los políticos.

Parece que el PSE de Barakaldo se ha lanzado a hacer suya las teorías del Ministro de Propaganda nazi Goebbels, quien dijo que “toda falsedad es más creíble cuanto mayor sea… y que una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

En política no todo vale, y el PSE debería mostrar educación y consideración a los que no opinan como ellos. No pueden intentar manipular las mentes de nuestros vecinos ni insultar su inteligencia tergiversando de manera tan burda los hechos y la realidad. Como señala el intelectual italiano Paolo Flores D’Arcais, “la aniquilación de la verdad y la aniquilación de la democracia caminan al mismo ritmo, constituyen dos indicadores recíprocos y convergentes: las libertades públicas y las mentiras políticas circulan de forma inversamente proporcional”.

¡Respeto para los barakaldeses!