El travestismo político del PSE de Barakaldo

cara-duraDesde Barakaldotarrok asistimos con incredulidad y sonrojo al desparpajo demostrado por el PSE de Barakaldo con el tema de los pediatras del Ambulatorio de Rontegi.

Una vez que las urnas les devolvió a la realidad, a que eran la tercera fuerza política del país, y a que incluso habían perdido su hegemonía en Barakaldo en favor del PNV, los socialistas han comenzado a practicar aquello de “Donde dije Diego, digo…”.

Estando Patxi López al frente del Gobierno Vasco se inauguró el pasado mes de junio el ambulatorio de Rontegi, y lo hizo incompleto, ya que los socialistas decidieron incumplir sus promesas y castigaron a los vecinos de Rontegi sin pediatras, ya que los concentraron en La Felicidad, con las inumerables molestias ocasionados a los aitas y las amas de Rontegi.

Por aquel entonces fuimos muchos los vecinos que estampamos nuestra rúbrica en la campaña de recogida de firmas iniciada por los vecinos de Rontegi. Todavía recordamos como una de las amas nos comentaba que le había pedido su apoyo a uno de los miembros del equipo de gobierno, y que había justificado su rechazo diciendo aquello de “¡cómo voy a firmar contra una decisión del gobierno de Patxi López!”. Seguramente ese político no tendrá ningún rubor de votar en contra ahora, porque al frente del ejecutivo ya no está su partido, el PSE.

Simplemente lamentable. Una tomadura de pelo y un claro ejemplo de demagogia y oportunismo político. Los vecinos y vecinas de Rontegi no olvidan la pitada con la que recibieron y despidieron a Patxi López en el acto de inauguración del ambulatorio, aunque el PSE de Barakaldo trate ahora de hacer borrón y cuenta nueva y aparecer como el salvador en una guerra en la que dejó tirado al vecindario de Rontegi.

Al final se va a demostrar verdad aquello de que los socialistas tienen la capacidad mutar dependiendo de si están en gobierno o en la oposición. Por lo menos, los de Barakaldo así lo están demostrando.

Anuncios

Del discurso del miedo a los cómplices silencios y las mentiras

El PSE lleva tiempo en campaña, aunque es más apreciable desde que su socio de gobierno, el PP, les dejó en la en la estacada por motivos electoralistas, sin poder culminar la legislatura. El objetivo es claro intentar mantener en Ajuria Enea a Patxi López. Y para ello no están escatimando esfuerzos ni recursos públicos de todas las vascas y vascos.

La pasada semana el Alcalde de Barakaldo y el de Coscojales realizaron una visita a los representantes de los centros regionales de Barakaldo. El encuentro tuvo lugar en una de estas asociaciones localizadas en Rontegi y, como ya es habitual, volvieron a lanzarles a los asistentes el discurso del miedo frente a los partidos nacionalistas, acompañado en esta ocasión por el de que ellos no van a realizar recortes en la sanidad y la educación, que para algo son socialistas de pro.

A Tontxu se le olvidó decir a los asistentes que esos recortes ya se están realizando y que él como alcalde de Barakaldo los está consintiendo. Osakidetza ha planteado un recorte de personal sanitario en el centro de Salud de Rontegi, que si nadie dice lo contrario se inaugurará en vísperas de las fiestas de Karmenak, en concreto el próximo viernes 13 de julio. Haciéndolo coincidir con esas fechas los gestores socialistas tratarán de evitar el enfado y las protestas de los vecinos de este barrio barakaldes. Además, el Gobierno de Patxi López está llevando a cabo una reordenación encubierta de la asistencia sanitaria de la localidad, que acarreará otro tipo de recortes, y de los cuales tampoco dijo nada ni el ejecutor ni el consentidor.

Todos estos recortes del Gobierno vasco han sido consentidos por el Alcalde de Barakaldo, por no haber alzado su voz en contra. Pero la actitud de Tontxu Rodríguez es todavía más vergonzosa, puesto que fue él mismo el que anunció en su día los servicios con los que iba a contar el ambulatorio de Rontegi. Pero bueno, queda en evidencia que parece que fue una mentira más. Al final, el alcalde pensará que como son los míos los que incumplen lo prometido pues está bien hecho, aunque afecte al bienestar de mis vecinos y vecinas.

A estas alturas los socialistas tienen que abandonar el discurso del miedo y la mentira. Han estado más de 3 años al frente del gobierno vasco, gracias al PP, y ahora vuelven a utilizar los viejos clichés ya habituales en las campañas del PSE. Por sus hechos les conoceréis, aunque en este caso es difícil porque, a parte de cobrar o vender ese magnífico tranvía que supuestamente circula por Barakaldo gracias a Patxi López y del que ni siquiera se ha colocado una traviesa, poco o nada han hecho en el Gobierno vasco.

La tournée desesperada y continua de Tontxu por Barakaldo

De frente y del revés, por activa y por pasiva… cualquier disculpa es buena para el equipo de gobierno de Barakaldo para vender, volver a vender y requetevender una y otra vez las mismas obras y proyectos. En los últimos meses Tontxu Rodríguez y su séquito se dedican a visitar de manera desesperada las obras del Plan E. Buscan los réditos electorales para los que fueron concebidas dichas obras.

Tras el polémico anuncio de los recortes sociales anunciados por el Gobierno central de ZP, y que todo apunta serán seguidos a píes puntillas por el Lehendakari López, los expertos están profundizando y afinando sus análisis sobre la situación generada y en las implicaciones de la inacción de los Gobiernos socialistas de Madrid y Lakua.

ZP ha negado reiteradamente la situación de crisis y lo único que ha hecho ha sido parcheos, más pensados en clave de marketing electoral que en términos de eficacia y solución de los problemas. Mientras tanto, Patxi López sigue desaparecido y atento a cumplir sin salirse del guión las órdenes del presidente español, sin tener en cuenta las diferencias de la realidad y el ordenamiento vasco.

Los Planes E son un claro ejemplo de esa política improvisada. Los ciudadanos hemos visto como las calles de nuestros pueblos y ciudades era levantadas con la disculpa de generar empleo en el sector de la construcción. Lo cierto es que en muchos casos esas obras no eran necesarias y sólo han servido para generar un falso oasis en el árido desierto de la situación económica y laboral que los socialistas han tocado de muerte.

Barakaldo es un ejemplo de ello. Con cargo a los fondos ZP se han llevado a cabo innumerables obras que muchas veces ya estaban planificadas, presupuestadas y anunciadas reiteradamente en la prensa. Es el caso de las obras de regeneración de algunos barrios en el que sus vecinos se encuentran muy molestos con el resultado final. “De qué nos sirven las anchas aceras si no tenemos dónde aparcar nuestros vehículos”, se preguntan la gran mayoría de los barakaldeses de Rontegi, y así en la mayoría de las calles en donde los socialistas han invertido los fondos de ZP.

Tontxu y los suyos son conscientes del parón que a nivel municipal ha supuesto esta Legislatura. Un equipo sin ideas, al que la oposición le marca el ritmo. Los socialistas están viviendo de las rentas y han centrado todos sus objetivos en las obras del plan E. El problema es que esto se puede convertir en un boomerang, ya que las obras se han planificado mal, sin tener en cuenta aspectos imprescindibles como lo peligroso que puede llegar a resultar la eliminación de las plazas de aparcamiento de los vecinos, o porque finalmente y tras los recortes de ZP la ciudadanía comienza a percatarse de que el famoso Plan E no ha sido más que una pose estratégica en busca de votos. Mientras se ha dilapidado el dinero en levantar aceras una y otra vez se ha descuidado lo verdaderamente importante, la inversión en infraestructuras, en investigación y desarrollo.

Tontxu date prisa. Los vecinos saben que ha sido tu partido el causante de las medidas del recorte en el gasto público, que, de momento, afecta fundamentalmente a los pensionistas, a las jóvenes parejas que deseen tener un hijo, a los funcionarios…