Tontxu espera al primo de Zumosol

Mientras en municipios como Sestao o Basauri los socialistas ya han proclamado sus candidaturas, la opinión pública sigue pendiente del resultado del enfrentamiento de Tontxu Rodríguez y sus leales contra la asamblea barakaldesa.

Podría parecer que con el paso de los días los ánimos se habrían enfriado, pero lejos de ello la agrupación socialista barakaldesa asiste con tensa calma al desenlace del órdago lanzado por Tontxu contra la base social del partido.

Hasta ahora se había creído que la lista presentada por Tontxu no se había llegado a votar e incluso se llegó a creer que se había retirado en espera de la decisión de la ejecutiva de Bizkaia. Pero Barakaldotarrok ha podido saber por algunos afiliados socialistas molestos con la forma de actuar del alcalde, que la lista de Tontxu se votó hasta en dos ocasiones y que ambas ocasiones fue rechazada por la mayoría de la asamblea.

El enfrentamiento se produjo entre el ex alcalde Rodríguez Orrantia y Tontxu, cuando el primero protesto porque su sobrina había pasado del puesto 6 al 10, siendo su puesto ocupado por una de las personas inseparables de Tontxu, la concejala de Acción Social, Amaya Rojas.

Lejos de acatar la decisión de la mayoría, Tontxu hizo valer su poder para, cual niño enrabietado, pedir la ayuda del primo de Zumosol, es decir de Pastor y compañía.

La situación generada es muy peligrosa y los socialistas de Ezkerraldea conocen bien que este tipo de ultimátum pueden no acabar bien. Así ocurrió en su día en el vecino municipio de Sestao con Marcos Merino. Y por aquello de que la “Historia se repite” los sestaoarras han vuelto a incurrir en el mismo error que se ha saldado con la aparición del Partido Social y Vasco (PSyV).

Dentro del seno del socialismo las aguas bajan revueltas debido a la crisis económica y a las medidas antisociales que Zapatero ha tenido que poner en marcha a golpe de decreto. Tontxu y los suyos saben que no atraviesan sus mejores momentos de popularidad, tanto dentro como fuera del partido. Más de 500 personas mayores coreando la pasada semana frente al Ayuntamiento que no le van a votar es una prueba de ello. Por eso, muchos ojos están atentos para ver qué ocurre en el seno del PSE barakaldes, en donde una decisión impuesta por la ejecutiva territorial en contra de la voluntad de la asamblea local podría traducirse en posibles deserciones.

Anuncios

Aguas revueltas en el socialismo barakaldes

Carlos Pera y Tontxu Rodríguez (FUENTE: Barakaldo Digital)

La familia socialista de Barakaldo empieza a sentirse intranquila. Hasta ahora los movimientos dentro del seno de las agrupaciones de Ezkerraldea  se habían hecho patentes fundamentalmente en Sestao, en donde varios concejales abandonaron la disciplina del partido así como sus cargos como ediles. Este hecho provocó  su expulsión por la dirección del partido.

El movimiento de filas en Sestao se habría producido por diferentes disensiones internas y por la intervención descarada de la ejecutiva de José Antonio Pastor en favor de la candidatura perdedora en las elecciones internas en la Agrupación de esa localidad. A raíz de esta expulsión se han empezado a conocer denuncias de los exmilitantes socialistas que acusan a los responsables del que fuera su partido de actitudes dictatoriales y de gobernar sólo para satisfacer sus intereses sin tener en cuenta los de los ciudadanos.

La ola parece que va tomando fuerza, y las disensiones y malestar dentro de la familia socialista comienza a extenderse hasta el punto que los expulsados de Sestao anuncian que se presentarán en las próximas elecciones no sólo en esa localidad sino que cuentan con apoyos para poder hacerlo de momento en Trapagaran, Santurtzi y Portugalete.

En Barakaldo parece que todo estaba controlado por Tontxu Rodríguez y Jesús María González Suances, responsables de las agrupaciones socialistas de Barakaldo y Gurutzeta respectivamente. Su estilo de mando “manu militari” ha sido denunciado en numerosas ocasiones por algunos militantes socialistas descontentos, así como por históricos del socialismo barakaldes hoy desaparecidos de la escene política, como su antiguo secretario general, Gonzalo Centeno, o antiguos concejales: Diego Moyano, Manolo Asensio, Juan José Lopez Colas, María Elisa Álvarez, etc.

El malestar en la familia socialista barakaldesa empieza a ser preocupante. Por un lado, van tomando fuerza los comentarios provenientes de algunos afiliados socialistas hastiados de la gestión de Tontxu, no sólo como alcalde sino como responsable del partido, y que empezarían a ver con buenos ojos la alternativa que se ha planteado en Sestao y que se está extendiendo a otros municipios cercanos. Por otro, va tomando cada vez más fuerza la posibilidad de que el antiguo alcalde de Barakaldo, el socialista Carlos Pera, encabece la candidatura de UPyD en las próximas elecciones municipales. Según ha podido saber Barakaldotarrok, la insistencia de los responsables del partido de Rosa Díez podría tener su fruto, ya que el exalcalde empieza a ver con buenos ojos el ofrecimiento de disputar la Alcaldía a sus antiguos compañeros de partido.

En cualquier caso, parece que este movimiento interno, al que en un principio no dieron importancia los responsables socialistas de las respectivas localidades en donde ha empezado a fraguarse así como de Bizkaia, empieza a convertirse en un tema preocupante y es más que probable que en los próximos días este asunto acapare sus agendas.